Kerry Pickett: “Todavía pienso que John Stockton es la piedra angular porque ha sido durante mucho tiempo solidario en su puesto”

2009-10-09JohnStocktonatStAlswithKeHoy nos acompaña en esta entrevista Kerry Pickett, ex entrenador del número 12 de los Utah Jazz en la Universidad de Gonzaga, que recientemente ha publicado la autobiografía del jugador de Spokane en un trabajo que han hecho ambos conjuntamente. Una obra que ya está en las librerías y se titula “Una asistencia: Autobiografía de John Stockton”.
Un libro en el que el prólogo ha sido escrito por el “Cartero” Karl Malone y con citas textuales interesantes de su primer entrenador en Utah Jazz, Frank Layden, o columnistas y periodistas que han estado al lado de la carrera de John Stockton en la NBA.
Hola Kerry Pickett, Buenas tardes y bienvenido a Spanish to Salt Lake
Gracias a vosotros por invitarme.
¿Cuándo le propuso John Stockton ser coautor de su autobiografía?
Hace unos cuatro años me lo propuso. Nosotros estuvimos buscando soluciones para hacer el proyecto de su autobiografía ya que no estaba todavía maduro.
¿Qué se va a encontrar los seguidores al leer el libro? ¿Tenéis algunas sorpresas?
Deseo que los seguidores digan que han disfrutado leyendo el libro y les haga pensar. El libro debe ser tedioso pero sin sorpresas
 
¿Qué ha sido lo mejor de escribir con John Stockton su autobiografía?
El logro de ir ayudándolo en cada momento.
¿Ha cambiado mucho John Stockton desde que lo conoció a él en Gonzaga?
Stockton creció aunque todavía pienso que él es la piedra angular porque ha sido solidario en su puesto durante mucho tiempo.
¿Se sorprendió de que John Stockton llegase a ser uno de los mejores bases de la NBA?
No, no después porque Stockton tuvo la oportunidad de probarse a él mismo y lo aprovechó.
¿Que pensó la primera vez que vio jugar a John Stockton en Gonzaga?
Yo me sentí orgulloso pero no abrumado porque le había visto jugar y crecer como jugador en su posición.
 
Desde su punto de vista, ¿cuál es la mayor virtud de John Stockton?
Cada uno es diferente, pero su carácter fue un rasgo propio de él.  John tenia unas cuantas cosas buenas, pero sin duda, su mayor virtud es la lealtad
 
Desde Spanish to Salt Lake le damos las gracias a Kerry Pickett por acceder a la entrevista. 
Anuncios

Vintage Utah Jazz: El día que El Cartero se enfadó

descargaEl cuadragésimo All-Star Game de la NBA de la historia se disputó el día 11 de febrero de 1990 en el Miami Arena de Miami, Florida, ante 14.810 espectadores. El equipo de la Conferencia Este estuvo dirigido por Chuck Daly, entrenador de Detroit Pistons y el de la Conferencia Oeste por Pat Riley, de Los Angeles Lakers. La victoria correspondió al equipo del Este por 130-113. Fue elegido MVP del All-Star Game de la NBA el base de los Lakers Magic Johnson, siendo uno de los tres únicos jugadores que han logrado este galardón jugando en el equipo perdedor. Magic lideró al equipo del Oeste consiguiendo 22 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias, logrando uno de los pocos títulos individuales que le faltaban en su carrera, en su novena aparición en este tipo de partidos.

Pero la polémica al respecto de este partido fue anterior. Los aficionados votaron como titular a AC Green en vez de a Karl Malone. El jugador de los Lakers tuvo 160.788 votos, y Malone 159.562. Ese año  Karl tuvo una media de 31 puntos y 11 rebotes por partido, estando entre los cinco primeros de la liga en anotación (2º), rebotes (5º)y porcentaje de tiro de campo (4º). El año anterior fue nombrado MPV en el All-Star. Y se dio la paradoja de que los aficionados eligieron para el cinco inicial del equipo de la conferencia oeste a un role player, que promediaba 14 puntos por partido, y que, como escribió un periodista de Los Ángeles, solo salía en las fotos de la prensa cuando le hacían una foto a Magic o James Worthy y él estaba detrás. Woody Woodburn escribía en Los Angeles Times: “es como un buen camarero, hace su trabajo correctamente cuando no te das cuenta que está. Si notas su presencia, es porque la está cagando”.

La reacción de Malone fue afirmar “voy a boicotear el partido”, aunque finalmente fue, pero no jugó “por lesión”. El enorme enfado que tuvo al ser excluido provocó una de las mejores actuaciones individuales de la historia de los Utah Jazz. El 27 de enero de 1990, Utah Jazz jugaba contra los Bucks de Milwaukee. Karl Malone decidió hablar en la pista. En el primer cuarto, llevaba ya 17 puntos. En el descanso, ya tenía su media de la temporada (3o puntos y 10 rebotes). Cuando quedaban seis minutos para terminar el partido, hizo una falta a propósito para que Jerry Sloan le sentara en el banco. Ya estaba todo dicho: 61 puntos en 33 minutos, con 21 canastas de 26 intentos, y 19 de 23 en tiros libres. Las estadísticas de este partido las podéis ver aquí. Como dijo Del Harris, “sabía que iba a salir ahí fuera y haría una declaración, pero lo que no sabía que iba a escribir un libro entero en una noche”. Después dijo que sería mejor que los aficionados de Milwaukee le votaran el año siguiente para el All-Star. John Stockton, después del partido, afirmó: “si esto es porque no le han votado, espero que nunca más le voten”.

Ya en otra ocasión ocurrió algo parecido: John Stockton le dijo a Malone que Armon Gilliam le había menospreciado en una entrevista televisiva, lo cual resultó ser falso. Malone jugó contra Gilliam la noche siguiente y anotó 52 puntos. Cuando se desveló todo el asunto, Stockton se hizo el inocente y dijo algo así como “yo no sé lo que le pasa por la cabeza”.

Los Jazz machacaron a los Bucks 144-96. Fue la mayor anotación en la historia de los Jazz en Utah, solamente superada por los 68 de Pistol Pete Maravich contra los Knicks en 1977, cuando el equipo estaba en Nueva Orleans.

Estas son las quince mayores anotaciones en la historia de los Jazz:

#     Player                   Pts    FG    FT    3pt   Opponent    Date

1     Pete Maravich     68    26    16    –     New York    2/25/77

2     Karl Malone          61    21    19    0     Milwaukee   1/27/90

3     Adrian Dantley    57    20    17    0     Chicago     12/4/82

4     Karl Malone          56    18    19    1   Golden State  4/7/98

5     Adrian Dantley    55    24    7     0     Denver      2/681

6     Adrian Dantley    53    19    15    0     Denver      4/10/82

7     Karl Malone          52    22    8     0    Charlotte    12/22/89

8     Pete Maravich     51    18    15    –     Kansas City 12/14/76

9     Pete Maravich     51    21    9     –     at Phoenix  3/18/77

10    Truck Robinson  51    20    11    –     New Jersey  11/21/78

11    Adrian Dantley    51    20    11    0     at Denver   1/7/81

12    Karl Malone          51    19    13    0     GoldenState 12/9/95

13    Pete Maravich     50    23    4     0     Washington  12/26/76

14    Adrian Dantley    50    21    8     0     L.A. Lakers 11/27/79

15    Adrian Dantley    50    12    26    0     Dallas      10/31/80

Malone dijo al final del partido que guardaría el video del partido como recuerdo. Recuerdo de la noche en que su enfado se transformó en un tornado de baloncesto total. A nosotros nos queda el video para recordarlo.

@thychobrahe

Aniversario trágico para los Jazz

1147054Anteayer hizo 15 años de ese maldito robo de balón de Michael Jordan a Karl Malone en el sexto partido de las finales de 1998 que dio a Chicago Bulls el sexto anillo de la NBA. Un partido en el que estuvimos dominando durante la gran mayoría del encuentro pero una genialidad del 23 evitó que forzásemos el séptimo encuentro.

El año en el que estuvimos más cerca de conseguir ese ansiado anillo, una época especial por esa comunión que había entre afición y equipo que creaba una atmósfera mágica cada noche porque  sabían qué camino se había escogido. Una sentimiento que resumía perfectamente Andres Montés cada vez que daban un partido de los Utah Jazz con la siguiente frase: “Bienvenidos al Delta Center de Salt Lake, una cárcel de cinco estrellas”.

Un partido que también será recordado por la canasta de Ron Harper tras terminarse la posesión de 24 segundos y la canasta anulada a Howard Eisley tras un triplazo que estaba dentro de tiempo. Y como no, ese duelo en la pintura entre Cruela Devill “Rodman” y El Cartero, la pasión de Jerry Sloan desde la banda con técnica incluida y ese Delta Center que era capaz de que el mismísimo Michael Jordan no se acordase de que terminaban las posesiones de tiro.

Trágico y nostálgico es para mí al mismo tiempo el aniversario porque con el paso de los años muchos aficionados, entre los que me incluyo (eso creo), echamos en falta esos valores que noche tras noche nos transmitía desde Jerry Sloan hasta esos jugadores que entrenaba cuando les veíamos en Canal+ con Antoni Daimiel y Andres Montes.

Justamente lo que ahora están buscando Greg Miller, Dennis Lindsey y Kevin O´Connor, el equipo necesita que la afición haga suyo el estilo de juego de los Jazz y lo asocie a unos nombres, nos faltan que los nuevos Stockton, Malone, Hornacek y los otros acompañantes adapten los roles de Russell, Norris, Anderson, Eisley o Carr.

Pero no podemos seguir viviendo del pasado, necesitamos que Kanter, Favors y Hayward recojan el testigo de Stockton, Malone y Hornacek para ilusionar a la afición y creernos que esos tres nos pueda llevar a la gloria como ocurrió hace casi dos décadas. El reto más importante y con dos genios que no estarán: Jerry Sloan y Larry H. Miller. Palabras mayores lo que nos viene de cara al futuro pero no imposible. Esa es la magia de este deporte que lo hace aún más especial y lo que consiguió ese equipo con su Big Three y ese entrenador del Estado de Illinois.

Eso si, sabemos lo que le gustaba al buen aficionado, baloncesto puro, raza, coraje, pasión, ser correoso. Si conseguimos hacer regular alguna de estas virtudes el antiguo Delta Center podrá volverse a llenar regularmente, pienso que es lo que añora el aficionado medio de nuestro equipo porque virtudes como esas fue lo que conseguimos para que mucha gente del extranjero recuerde ahora mismo en qué parte de Estados Unidos está Salt Lake City y qué equipo de la NBA juega ahí.

¡Malditos Spurs!

Manu Ginobili, Gordon HaywardLos actuales Spurs desde principios del actual siglo y con el paso de los años me recuerdan mucho a tiempos pasados en Salt Lake. Es verlos jugar y en mi cabeza volver a reencontrarme con los rostros de Sloan, Stockton, Malone y Hornacek pero con los nombres cambiados y con una filosofía de juego muy clara. Tienen lo que nos hizo a nosotros estar en la élite pero con un argentino, un francés y un americano como Big Three, pero no es un chiste, es la realidad.

Pero sobre todo, también lo veo patente en los nuevos que se juntan a su proyecto y me entra nostalgia, se amoldan como si estuvieran jugando allí toda la vida, lo mismo que nos pasaba con los Anderson, Carr, Russell, Morris, Polynice, Eisley y otros jugadores que pasaron por las manos de Jerry Sloan. Justamente lo que creo que falta ahora en nuestro equipo, que no es puramente deportivo sino una forma de vivir el baloncesto y de percepción, ahí estuvo uno de los grandes éxitos de los Jazz a finales del siglo pasado, los jugadores entendían lo forma de vivirlo, de adaptarse al fan y el qué y cómo hacerlo. La misma receta que lleva practicando San Antonio pero con Greg Popovich, y que creo que es lo que la gente está esperando en Salt Lake pero que no llega y ha hecho que el público se distancie un poco de la actual plantilla.

De ahí la explicación de que muchos en Salt Lake estén tan felices por la llegada de Karl Malone. No es solamente por ser uno de los mejores ala-pivots de la historia de la NBA, tiene mucha más carga de simbolismo que lo estrictamente deportivo, por los valores que transmitía dentro de una cancha y se sentían representados. Justamente lo que tienen los Spurs, muchas veces se les descartaba pero siempre están ahí. Igual que los Jazz, llegando a las rondas importantes la mayoría de los años. Los Ginobili, Duncan y Parker son lo que a los Jazz representaban a Hornacek, Malone y Stockton, gente competitiva que habla en la cancha. La pregunta es obvia, ¿qué jugadores pueden adoptar el rol que tuvieron ese trío en los Jazz?

Ahora estamos buscando ese intangible tan valioso, tenemos la materia prima y de buena calidad (Favors, Kanter y Hayward), pero falta el simbolismo y los valores con los que se sentían representados los aficionados con Malone, Hornacek, Stockton y Sloan. Y ese trabajo no va ser fácil ni para Greg Miller, Kevin O´Connor, Dennis Lindsey y Ty Corbin porque va más allá de dinero, jugadores, etcétera. Si lo consiguen el éxito está asegurado. Esa fue la formula del éxito y que ahora están intentando recuperar con la llegada de Malone para mejorar a nuestros pivots. Las preguntas son ¿es suficiente con El Cartero?, ¿qué cosas podemos copiar de San Antonio para recuperar esa identidad que creo que pide a gritos nuestros aficionados?.

¿Qué opinan sobre Karl Malone y la posible llegada de Jerry Sloan a los Utah Jazz?

imagesHoy hacemos a diferentes periodistas dos preguntas sobre el futuro de los Jazz. Una pregunta relacionada con Karl Malone y otra sobre Jerry Sloan y lo que podría significar para la franquicia. Aquí lo que hemos recibido hasta el momento.

1- ¿Mejorarán Enes Kanter y Derrick Favors con la llegada de Karl Malone para entrenar a los pivots?
Txomin Romero (Pasión Deportiva Radio y Basket4us) Yo confío en que Kanter y Favors se conviertan en dos pivots importantes y verdaderamente dominantes en la NBA, el turco es una bestia de la naturaleza y si se le moldea bien y se le dan minutos no tengo dudas que será un pivot a tener en cuenta. Seguro que con la llegada de Karl Malone ambos darán un paso adelante, la materia prima la tienen y si Karl viene con ganas de trabajar, sin duda mejorarán.
José Fernández (Spanish to Salt Lake)  Creo que sí mejorarán, no sé la experiencia que tiene Karl Malone entrenando o su habilidad para transmitir conocimientos, pero pienso que puede ayudar, por lo menos comunicando su experiencia como jugador de élite muchos años.
2- ¿Veis a Jerry Sloan como ayudante de Ty Corbin?
Txomin Romero ( Pasión Deportiva Radio y Basket4us) Más bien a Corbin como asistente. Creo que ahora que ya no tenéis a Deron en el vestuario, Jerry debería volver a entrenar.

José Fernández ( Spanish to Salt Lake) No, le veo como general manager, no le veo ni siquiera como entrenador principal en Utah. Yo le veo alejado de los banquillos por ahora y más cerca de un despacho. Pero David Aldridge ha sugerido que Jerry sí que tiene interés en un banquillo ganador que pueda competir. ¿Los Angeles Clippers? Han despedido a Vinny Del Negro para calmar a Chris Paul. Veremos.

Lluvia de críticas a Karl Malone

1029862El Cartero ha sido estos días objeto de críticas al no incluir en su quinteto ideal de la historia de la NBA a Magic Johnson, Michael Jordan o Larry Bird. Una noticia que no ha pasado desapercibida por nadie y en el que Dan Patrick ha sido duro con Karl Malone, ya que afirmó que el ex-jugador de los Utah Jazz “tiene rencor hacia Michael Jordan por haber perdido dos finales de la NBA contra los Chicago Bulls”.

Por su parte, el futuro ayudante de los hombres altos de Utah respondió que “no tiene ningún tipo de rencor hacia Michael Jordan” y que “siempre dejarás a un gran jugador fuera del quinteto ideal”.

Un quinteto que ha tenido su eco en Twitter, ya que compañeros como jordanypippen afirmaban en Twitter “Ni Jordan, Magic y Larry, no lo entiendo”. 

El jugador que siempre quise ser

imagesNo es Michael Jordan. Ni Larry Bird. Ni Magic Johnson, ni Kareem, ni Lebron. ‘Yo no he visto a nadie tan increíble’, acredita de hecho Magic Johnson, que admite que tomó prestado el término ‘showtime’ de nuestro protagonista. Fue jugador de Utah Jazz, pero no es Karl Malone ni John Stockton. Fue mi primer ídolo, cuando vi una película de super 8 hace muchos años, era un jugador blanco que hacía unas cosas increíbles con el balón. Estaba loco, o eso parecía. Y yo intentaba imitar aquellas cosas que creía recordar, que había visto una sola vez hace muchos, muchos años, incluso dudaba de haberlas visto…

No era alto, ni musculoso. No saltaba mucho. Metía todo lo que tiraba, o eso me parecía a mí, al menos. Pero hacía unas cosas con el balón alucinantes. Años después, Phil Jackson y Tex Winter estaban viendo un video, muy parecido al que yo vi, y Tex decía: “mira qué cosas hacía…y sin envolver el balón”. Sin hacer manejo, sin amasarlo, tal y como ahora se ha tolerado y se tolera muchísimas veces, dando una ventaja definitiva a jugadores rápidos con buen manejo de balón. Pero eran otros tiempos, en que un novato era un novato, y los entrenadores eran respetados y enseñaban fundamentos a los jugadores, y estos se dejaban enseñar.

O no. Porqué él era un genio puro. Un improvisador, como un músico de Jazz que salta a la pista sin partitura. En el arte, hay maestros y hay genios. El maestro es el experto que trabaja la técnica, intentado llegar a la perfección. Él era un genio. Un transgresor de las normas vigentes llevando todo al extremo del más puro arte, casi circense. Un niño en estado puro para el que el baloncesto es el juego, la vida es una sucesión de un cuarto tras otro en el que cada segundo cuenta para intentar el más difícil todavía. Su mejor amigo fue el balón hasta su muerte, y de él aprendió todos los secretos. Fintas imposibles, pases de todos los tipos, por la espalda, de bolos, picado todo el campo, fintando pasar por la espalda y acabando en bandeja con la misma mano, cambios de mano en el aire… Y todo ello adornado con el tiro más letal que haya tenido base alguno jamás. 44 puntos (¡de media!) en tres temporadas en la NCAA, y la máxima anotación de la historia en la NBA para un jugador en la posición de base (68 puntos contra Nueva York), que por cierto es también la mayor cantidad de puntos anotados por un jugador descalificado por faltas personales (fue expulsado por 6 faltas en ese encuentro).

Aprovechaba el repliegue lógico de la defensa para hacer tiros de 7 y 8 metros como si fueran bandejas, cuando todavía no había línea de tres puntos. En su última temporada en Boston ya se instauró y tuvo un 66,7 por ciento de acierto. Sólo recuerdo un jugador francés llamado Hervé Dubbuison que en los años 80 hacía algo parecido, quizá el más parecido hijo de la anarquía a este lado del charco. La perfecta pesadilla para jugar al H-O-R-S-E, ese juego al que hemos jugado de pequeños (en España jugábamos al O-S-O, que duraba menos) en el que lo importante era la creatividad. Para muestra, un botón:

Cuando da el salto a profesionales, escoge la NBA sobre la ABA, sin darse cuenta que ésta hubiera sido mucho más apropiada a sus características, y a él el escoge Atlanta, en mi opinión el equipo equivocado. Su máximo apogeo llega en los New Orleans Jazz, franquicia posteriormente trasladada a Utah, y que une su futuro al del genio. Ahí vimos a nuestro artista en toda su grandeza, sin la presión de Atlanta, y desarrollando su capacidad para el pase de fantasía, como alternativa a la necesidad de lanzar menos a canasta.

Su problema fue que era un individualista y un artista anárquico. Nunca entendió el baloncesto, como un juego de equipo, salvo que sus compañeros estuvieran a su altura. Y muy pocos lo estaban. Rich Kelley, quizá el jugador que mejor le comprendió, decía que iba muy por delante de todos ellos. En su primer partido lo comprendió, cuando antes de empezar le dijo que estuviera atento. El primer pase que recibió le dio en la cara, por inesperado, y entonces Rich escuchó estas palabras: “¿no te advertí que estuvieras atento?”. La mayoría de sus compañeros no le entendían, le consideraban un niñato engreído y vanidoso, como tampoco entendían a Charlie Parker o a Miles Davis los músicos de jazz de su época, porque iban por delante de su tiempo. Tenía en cierta forma la intención de humillar a los otros jugadores que practicaban un estilo de baloncesto que él consideraba pasado de moda: varios jugadores han confirmado que al driblarles le escuchaban reír…

Con su pelo estilo Beatle, representa la búsqueda de la libertad y de los límites de los años 70. Su muerte en 1988, jugando al baloncesto una pachanga con unos amigos, inspiró la canción de Bob Dylan Dignity (1991). Murió de un infarto al faltarle una arteria coronaria, una lesión congénita que nadie descubrió. Sus vecinos recuerdan verle botar el balón desde dentro de un coche en marcha a 20 millas por hora por la ventanilla. Ganaba apuestas haciendo girar un balón sin parar entre los dedos y los nudillos durante una hora. Como dice Bill Simmons, verle era como ver a doce Globetrotters a la vez.

Cuando ponemos siempre el énfasis en ganar, en jugar en equipo, ser competitivos, nos olvidamos del lado derecho del cerebro y de apreciar también el lado artístico del baloncesto, la creatividad, el espectáculo, el circo y la danza. Para crear es necesario cierto grado de desorden. Me falta por ejemplo en el baloncesto actual un jugador que me transmita esas emociones, solamente he sentido algo parecido en los últimos años viendo a Jason Williams o a Ricky Rubio, pero evidentemente a otro nivel.

Paul Westphal lo definió quizá mejor que nadie: “Él era un artista. Su lienzo era el campo de baloncesto, y su pincel era el balón”. Este era Pistol Pete Maravich, el jugador que siempre he querido ser. Mi jugador preferido de la historia de mi equipo favorito, Utah Jazz.

José Eladio Fernández

@thychobrahe

¿Jerry Sloan está más cerca de los Utah Jazz?

jerry-sloan_mediumY vuelve a surgir el rumor, desde el medio local del Deseret News aseguran que los Utah Jazz se pusieron  en contacto con Jerry Sloan para volver a la franquicia desde que dimitió como entrenador, pero no como entrenador sino desde los despachos para la planificación deportiva de los Utah Jazz. Una noticia que surgió con anterioridad tras las primeras informaciones que dio Steve Luhm y vuelve a tener vigencia tras unas declaraciones de ex-entrenador de nuestro equipo en el que afirmó al Deseret News que “no quiere poner en la encrucijada a Ty Corbin” y que “está dispuesto a ayudar al equipo en la reconstrucción del nuevo proyecto”.

Desde que terminó la temporada regular  Jerry ha sonado en muchos equpos y descartó dirigir a diferentes plantillas de la NBA, entre los interesados estuvieron franquicias como los Bucks, Bobcast o Trail Blazzers. Además dijo a dicho medio de comunicación que no le importaría volver a los Utah Jazz e hizo referencia a lo que podría aportar a partir de ahora Karl Malone con los pivots afirmando que “El Cartero tiene mucho que ofrecer y sobre todo una ética de trabajo duro”.

Sin embargo, desde las esferas superiores de los Jazz se evita dar respuestas ha dicho rumor, ya que Lindsey afirmó que “sin comentarios” al igual que Kevin O´Connor. Un nuevo rumor que surge después de que Jerry Sloan estuviera con los componentes de los Jazz en el pre-draft de Chicago o en el Zions Bank Basketball Center más recientemente.

¿Coincidencia que surja la noticia tras hacerse oficial el fichaje de Karl Malone como ayudante de los pivots y Jeff Hornacek como entrenador de los Phoenix Suns? Cuál es tu opinión

John Stockton escribe sus memorias

Stockton looks to passEl 29 de octubre se pondrá a la venta la autobiografía del mejor base que ha tenido los Utah Jazz en toda su historia. Un libro titulado “La asistencia: la autobiografía de John Stockton”, que ha sido escrito por el propio jugador y Kerry L. Pickett, entrenador de Stockton en su etapa de secundaria. Entre otras sorpresas, el prólogo correrá a cargo de su inseparable compañero Karl Malone.

Un libro perfecto para los amantes del baloncesto, ya que además de su carrera profesional Stockton explica que otras facetas de su vida le han hecho mejorar para llegar hasta la cumbre y ser uno de los 50 mejores jugadores de la historia de la NBA.

Una noticia que se publicó ayer en el Deseret News por parte del  periodista Jody Genessy. Además, aquí podéis ver a John Stockton en la Feria del Libro de Nueva York que captó Deseret Book.

El Cartero vuelve a Salt Lake City para trabajar en los Jazz

karl-malone-6Gordon Monson, periodista del Salt Lake Tribune publicó recientemente que los Utah Jazz estarían estudiando la incorporación de Karl Malone como asistente de Ty Corbin. Una noticia que trajo diversidad de opiniones en la red social Twitter ya que había partidarios que pensaban que con su llegada “mejorarían sus prestaciones los pivots de los Utah Jazz (Kanter y Favors sobre todo)”, y por otra parte los contrarios que argumentaban que El Cartero todavía no tiene experiencia suficiente en dicho puesto o que podría hacer alguna colaboración como hizo John Stockton cuando el equipo eligió a Deron Williams.

Pero ayer hubo sorpresa en 1280 Zone Sports ya que en principio estaba preparada una entrevista con Rigby, lo que nadie sabía es que iban a iniciar el programa con Greg Miller y Karl Malone dando por oficial el fichaje de “El Cartero”, y además, coincidiendo con la nota oficial del entrenador Ty Corbin. 

De está manera, Karl Malone se dedicará a partir de ahora a entrenar a los ala pivots y pivots de los Utah Jazz , además admitió que tuvo conversaciones en días anteriores con el entrenador Ty Corbin, y pidió paciencia para llevar a cabo el trabajo con los jugadores.