Duelo de bases

522d598f8d364.preview-620Hoy recordamos el último Salón de la Fama que se realizó el año pasado, en concreto a Gary Payton ya que entre sus representados estaba un clásico de nuestra franquicia: John Houston Stockton. Un discurso interesante del base en el que me quedé con algunas frases buenísimas del ex jugador de Seattle, Lakers y Miami como: “Mucha gente ha hablado sobre John pero nadie ha dicho que lo hacía cada noche” o “los niños de hoy quieren ser como John Stockton”.

Y unos enfrentamientos entre ellos que eran espectaculares, cada uno a su estilo manejaba al equipo a su antojo buscando siempre lo que más les beneficiaba, pero una batalla al fin y al cabo bonita de ver que gustaba al aficionado del baloncesto, y que lamentablemente cada vez es menos frecuente de ver aunque también hay que decir que hoy en día hay grandes duelos entre bases de primera categoría.

Os dejo aquí con el discurso que dio Gary Payton cuando entró al Salón de la Fama y un vídeo de los Playoffs del año 2000 cuando jugaron en primera ronda los Utah Jazz contra los Seattle Supersonics.

 

Kerry Pickett: “Todavía pienso que John Stockton es la piedra angular porque ha sido durante mucho tiempo solidario en su puesto”

2009-10-09JohnStocktonatStAlswithKeHoy nos acompaña en esta entrevista Kerry Pickett, ex entrenador del número 12 de los Utah Jazz en la Universidad de Gonzaga, que recientemente ha publicado la autobiografía del jugador de Spokane en un trabajo que han hecho ambos conjuntamente. Una obra que ya está en las librerías y se titula “Una asistencia: Autobiografía de John Stockton”.
Un libro en el que el prólogo ha sido escrito por el “Cartero” Karl Malone y con citas textuales interesantes de su primer entrenador en Utah Jazz, Frank Layden, o columnistas y periodistas que han estado al lado de la carrera de John Stockton en la NBA.
Hola Kerry Pickett, Buenas tardes y bienvenido a Spanish to Salt Lake
Gracias a vosotros por invitarme.
¿Cuándo le propuso John Stockton ser coautor de su autobiografía?
Hace unos cuatro años me lo propuso. Nosotros estuvimos buscando soluciones para hacer el proyecto de su autobiografía ya que no estaba todavía maduro.
¿Qué se va a encontrar los seguidores al leer el libro? ¿Tenéis algunas sorpresas?
Deseo que los seguidores digan que han disfrutado leyendo el libro y les haga pensar. El libro debe ser tedioso pero sin sorpresas
 
¿Qué ha sido lo mejor de escribir con John Stockton su autobiografía?
El logro de ir ayudándolo en cada momento.
¿Ha cambiado mucho John Stockton desde que lo conoció a él en Gonzaga?
Stockton creció aunque todavía pienso que él es la piedra angular porque ha sido solidario en su puesto durante mucho tiempo.
¿Se sorprendió de que John Stockton llegase a ser uno de los mejores bases de la NBA?
No, no después porque Stockton tuvo la oportunidad de probarse a él mismo y lo aprovechó.
¿Que pensó la primera vez que vio jugar a John Stockton en Gonzaga?
Yo me sentí orgulloso pero no abrumado porque le había visto jugar y crecer como jugador en su posición.
 
Desde su punto de vista, ¿cuál es la mayor virtud de John Stockton?
Cada uno es diferente, pero su carácter fue un rasgo propio de él.  John tenia unas cuantas cosas buenas, pero sin duda, su mayor virtud es la lealtad
 
Desde Spanish to Salt Lake le damos las gracias a Kerry Pickett por acceder a la entrevista. 

ASSISTED, UN COMENTARIO DE LA AUTOBIOGRAFÍA DE JOHN STOCKTON

Acabo de terminar de leer la autobiografía de John Stockton, Assisted. Es un libro que me ha sorprendido muy agradablemente. Por lo que está y por lo que no está. Si esperamos encontrar un relato de sus records individuales (asistencias, robos de balón), vayan olvidándose. Tampoco van a encontrar un recuento pormenorizado de sus diecinueve temporadas en la NBA. Las dos finales jugadas en 1997 y 1998 ocupan muy pocas páginas. Sin embargo, sí que vamos a leer la historia de su familia desde la Declaración de independencia de EEUU (su antecesor Richard Stockton figura con su firma al pie de la misma). Recorreremos con Stockton momentos embarazosos (como cuando se tuerce un tobillo al correr para pagar un ticket de parking justo antes de su primer partido como titular en la NBA, y no se atreve a contárselo a su entrenador), momentos íntimos (como cuando se declaró a su mujer Nada en pantalón de deporte sentados en el sofá), o momentos en los que nos declara sus creencias personales, como su antiabortismo o su fe católica.

assisted

Sabiendo que a Stockton le molesta la intrusión de los demás en su vida personal (y lo deja bien claro en uno de los capítulos del libro), llama mucho la atención la cantidad de anécdotas y detalles personales que nos cuenta acerca de él y de su familia. Por ejemplo, que primero conoció e intentó ligarse a la hermana gemela de Nada Stepovich, Laura, y cuando se dio cuenta de que tenía novio, decidió ir a por su hermana gemela. La infancia en su barrio (el Pequeño Vaticano) en Spokane, su amor y pasión por el deporte (practicaba fútbol, baloncesto y béisbol), tanto que le hace valorar como la primera cualidad de su mujer que sabe pasar y recibir un balón de fútbol americano; cómo sus padres le criaron en los valores de la honradez, el trabajo duro, el no buscar atajos, y la austeridad. Esa austeridad que siendo ya jugador profesional de los Utah Jazz le llevó a no encender la calefacción de su casa (Thurl Bailey le dijo que la encendiera, que no podía meter el dinero debajo de una roca), o a viajar en turista en los aviones y pedir que el equipo le devolviera la diferencia de precio. Vamos conociendo a una persona que le da muchísima importancia a la familia, los valores, las relaciones personales, y a sus mentores en la vida, sus padres y sus entrenadores. Al trabajo duro y constante, sin atajos.

Desde el punto de vista puramente baloncestístico, la parte más sabrosa es en la que habla de la época dorada de los Jazz, con dos entrenadores, Frank Layden y Jerry Sloan. Aquí podemos ver la química tan especial que existía entre jugadores, entrenadores y propietarios, que hizo que fuera un equipo de pequeño mercado con un carácter ganador  y un éxito extraordinario. “Podíamos insultarnos y halagarnos al mismo tiempo, sin mala fe (…) Las discursiones [entre jugadores y entrenadores] nunca eran hostiles. Siempre eran abiertas, y muchas veces animadas. Estos intercambios informales nos hicieron a ambos mejores jugadores y entrenadores”. La última negociación de Stockton con Larry Miller fue así: Miller le dijo, después de varias semanas de negociaciones, que escribiera en un papel la cantidad que valía, y él escribiría en otro lo que creía que valía Stockton. Cuando levantaron los papeles, las dos cantidades eran exactamente la misma, y ahí se acabó la negociación. Dos circunstancias curiosas que contribuyeron al éxito de los Jazz de los 90 fueron el trabajo de médicos y fisioterapeutas (que casi sin medicinas lograban auténticos milagros, y consiguieron que muy pocos jugadores se perdieran partidos por lesión), y el hecho de empezar a usar vuelos privados para los desplazamientos, que hacían que los jugadores pudieran descansar más en los viajes.

Otra parte realmente deliciosa son los dos capítulos sobre los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 y Atlanta 96. Hay muchas anécdotas curiosas, pero la mejor es la de los SWAT aterrizando en la terraza donde estaba tendiendo la ropa la mujer de Stockton…y cuando lo leáis veréis qué tiene que ver Clyde Drexler con eso. Los balones de las dos finales olímpicas están en el Delta Center porque Stockton lo tenía cuando finalizaron los dos partidos, y se los quedó. En el 92, los croatas le dijeron que no tirase a canasta, y en el 96 Lenny Wilkens le dijo que se quedara botando hasta que se acabara el tiempo.

Stockton decide retirarse cuando en su última temporada se da cuenta que los jugadores jóvenes se encierran en sí mismos con las nuevas tecnologías (móviles, música) . Comenta que en ese último año, hizo más uso del servicio de habitaciones que en los 18 años anteriores.

Hay muchas, muchas anécdotas. Como que el suelo del Salt Palace ahora está en Spokane; qué pasa cuando tu ceremonia de introducción al Hall of Fame coincide con la del mejor jugador de la Historia (Michael Jordan). Que Phil Johnson tiene un lince adulto como mascota. O a qué se dedica una vez retirado del baloncesto profesional, literalmente a ver crecer la hierba…

Cuando Frank Layden se retira, le comenta a Stockton que uno tarda poco en convertirse en el periódico de ayer. Y este responde que en cualquier modo este “número” de ayer merece la pena ser guardado para releer una y otra vez.

En resumen, un libro muy recomendable para todos los aficionados al baloncesto, no solo los fans de los Jazz, delicioso por momentos, y con mucha información de los entresijos de un equipo que no se perdió los playoffs desde 1983 a 2003, el año de retirada de Stockton.

Finalizo con una frase de Frank Layden: “Stock, tienes que amar absolutamente lo que haces, de otro modo te conviertes en su esclavo”.

@thychobrahe

Carlos Coello: “Lindsey está formando un bloque sólido, seguro que volveremos a ser difíciles de ganar”

522517_4462238598802_1149589702_nHoy nos visita Carlos Coello desde Puertollano para hacer un repaso de la actualidad de la NBA y los últimos movimientos de nuestra franquicia. Un conocedor de la liga universitaria que cada día informa a los internautas  desde Pasión Deportiva Radio, y además es un seguidor de los Utah Jazz.
Primero darte las felicitaciones por el especial del Draft para Pasión Deportiva Radio, ¿cómo vivió aquella noche?
Muchas gracias. Pues se vivió con una gran emoción, una gran expectación. Es una gran noche, una de las noches señaladas en el año de los que nos gusta esto, y fue muy muy bien.
¿Que fue lo que más te llamó la atención del draft de la semana pasada?
Sin duda lo que más me llamó la atención es lo que ya sabíamos. La posibilidad de sorpresas y de alteraciones de Picks, unas más polémicas que otras, y unas más esperadas que otras. Fue una noche muy ‘movidita’.
¿De dónde te viene la pasión por el baloncesto?
Pues creo que como a todos. Desde pequeños nos gusta jugar a baloncesto y también verlo. También me pilló de muy joven el ‘boom’ de Pau Gasol en la NBA y eso hizo que me pudiese acercar para ver un poco más la NBA. Lo típico.
¿Cuándo empezaste en Pasión Deportiva Radio?
Pues todo empezó por un tweet que ví de @PDRNCAA, hará un año exactamente donde buscaban participantes. Mandé un e-mail a el jefe Gerard Solé, y todo sobre ruedas. Mi primer partido, un Michigan State v UConn, un desastre. Aún así fue una bonita experiencia de la cual no me arrepiento todo el tiempo invertido.
Se nota que es seguidor de la liga universitaria ¿Qué tiene la NCAA de especial?
En el aspecto baloncestístico, sobre todo la gran diversidad táctica que hay entre un equipo y otro. Algo que no se ve en la NBA u otras ligas. Son jugadores jóvenes, con muchísimo potencial y calidad por explotar.
Luego me gusta mucho de la NCAA, la organización. Ellos tienen claro que antes que jugadores son personas (y eso es algo que se nos olvida en muchísimas ocasiones). Forman jugadores, bien es cierto, pero forman jugadores porque es muy importante el tema académico (de tal forma que si no sacas una serie de notas, no podrás jugar en el equipo). Enseñan a los jugadores a distribuir su dinero, ya que no tienen ningún tipo de ingresos económicos.
Y por último la afición. Eso es una religión en Estados Unidos, animar al equipo de tu universidad. Eso hace que hayan escenas tan espectaculares, y bonitas, que hacen que se te pongan los pelos de punta. La NCAA es tan igual y a la vez tan diferente a la NBA, y eso la hace bonita.
En un vídeo de análisis del draft aparecías con la camiseta del Trey Burke, jugador que drafteó Utah en la primera ronda, ¿qué tiene de especial para tí?
Es mi primera camiseta de NCAA. Tiene de especial que es mi jugador favorito de la NCAA junto a Andre Hollins (Minnesota) y otro Wolverine, Caris LeVert. Un jugador simplemente espectacular, que nos ha hecho disfrutar de su baloncesto sábado sí y sábado también. Un pequeño homenaje, aunque él no lo vaya a ver. Un señor jugador. (Y si a eso le sumamos que va a mi equipo favorito de la NBA…)
¿Coincide con su compañero Txomin Romero en que Burke es el mejor base del Draft de 2013?
Sin ninguna duda. Fue elegido mejor jugador de la temporada y si hubiese sido por temporada debería haber sido Pick 1. De hecho, no solo el mejor base, si no el jugador con más calidad también.
Al aficionado de los Jazz que no le conozca bien, ¿sería más un John Stockton o un Deron Williams?
Más parecido a Deron Williams. En aspectos asistentes, es un gran pasador, pero nunca va a llegar a la altura de un extraterrestre como era John Stockton en la época de los 90s. Deron Williams tenía peores registros asistentes pero era un gran anotador, y un líder en el equipo. Veo, no solo por los datos que nunca se sabe si van a llegar a ser iguales o no, si no por el estilo de juego y por el rol que van a tener en el equipo.
¿En qué van a salir ganando Hayward, Favors, Kanter y Burks con la incorporación del base de Michigan?
Un jugador que sabe responder en los momentos más precisos de un partido. Un fuera de serie y excelente pasador. Saldrán ganando todos.
En las redes sociales, muchos fans en Salt Lake estaban emocionados con el movimiento de Dennis Lindsey durante el draft, ¿es para estarlo o lo achaca al problema que tenemos con la necesidad de un base?
Un poco de las dos cosas. Necesitábamos un base como el comer, y nos llevamos al mejor del Draft. ¿Algo más? Creo que no. Evidentemente sacrificamos dos rondas de Draft por él, pero sin duda merece la pena. Es para estarlo.
Muchos fans de los Jazz son partidarios de caras nuevas y la franquicia se va reunir con Paul Millsap, ¿lo renovaría teniendo a Favors, Kanter y el novato Gobert? 
Sin duda. Rudy Gobert me despierta muchas dudas en cuanto a su potencial, de siempre. Los otros dos jugadores son grandísimos interiores, pero que le falta ese ‘plus’ que puede dar Paul Millsap con su ‘veteranía’, pese a que este ultimo año no estuvo muy acertado en algunas fases del campeonato. Yo lo renovaba.
Algunos rumores apuntan a que Utah está interesado en O.J. Mayo o Korver, ¿qué valoración hace?
Si hay espacio salarial, ¿por qué no? El año pasado el punto débil de la plantilla era el puesto de base. La de este, los escoltas. Foye si acaba como terminó la temporada, espectacular. ¿Pero quién nos lo puede afirmar?. Korver es un jugador que siempre va a estar ahí y no me parecería nada mal que estuviese en Utah. OJ Mayo es de una calidad superior, pero está mal de la maceta. Cualquiera de los dos jugadores me parecen unos refuerzos espectaculares.
¿Qué le ha parecido las declaraciones de Mo Williams pidiendo la titularidad para renovar según informaba el Deseret News? Su agente lo desmintió en el Salt Lake Tribune.
Es lo que él piensa. Que lo haya dicho o no, no lo sé. Que lo piensa, seguro. Es normal. Es la impotencia al ver que todo el mundo quiere a un Rookie antes que a ti.
¿Qué le parece que Utah haya apostado por jugadores jóvenes como núcleo central?, ¿les ves con posibilidades de hacer algo importante?
El GM, Dennis Lindsey, está haciendo un buen trabajo. Ha formado un bloque muy sólido y  seguro que volveremos a ser complicados de ganar. De momento, todo los movimientos acertados.
En la presentación de Jerry Sloan, el antiguo técnico dijo que “no se ha respetado” a Ty Corbin, ¿qué opinión le merece?
No lo ha tenido fácil. Desde la salida de Deron Williams de hecho no lo ha tenido nada fácil porque suponía un cambio de líder en el equipo, y eso siempre es difícil de llevar. Me parece un buen gesto de Jerry Sloan, que el pobre ha tenido que soportar de todo, para apoyar a su sucesor. Seguro que Corbin este año hará una buena temporada, y hará un bloque sólido y sin fisuras.
Si fuera Dennis Lindsey, ¿qué agentes libres ficharía para los Utah Jazz?
Monta Ellis.
Muchas gracias por aceptar la entrevista en Spanish to Salt Lake y suerte.
Muchas gracias a vosotros. A seguir creciendo. Nos vemos el año que viene en Playoffs.

¡Malditos Spurs!

Manu Ginobili, Gordon HaywardLos actuales Spurs desde principios del actual siglo y con el paso de los años me recuerdan mucho a tiempos pasados en Salt Lake. Es verlos jugar y en mi cabeza volver a reencontrarme con los rostros de Sloan, Stockton, Malone y Hornacek pero con los nombres cambiados y con una filosofía de juego muy clara. Tienen lo que nos hizo a nosotros estar en la élite pero con un argentino, un francés y un americano como Big Three, pero no es un chiste, es la realidad.

Pero sobre todo, también lo veo patente en los nuevos que se juntan a su proyecto y me entra nostalgia, se amoldan como si estuvieran jugando allí toda la vida, lo mismo que nos pasaba con los Anderson, Carr, Russell, Morris, Polynice, Eisley y otros jugadores que pasaron por las manos de Jerry Sloan. Justamente lo que creo que falta ahora en nuestro equipo, que no es puramente deportivo sino una forma de vivir el baloncesto y de percepción, ahí estuvo uno de los grandes éxitos de los Jazz a finales del siglo pasado, los jugadores entendían lo forma de vivirlo, de adaptarse al fan y el qué y cómo hacerlo. La misma receta que lleva practicando San Antonio pero con Greg Popovich, y que creo que es lo que la gente está esperando en Salt Lake pero que no llega y ha hecho que el público se distancie un poco de la actual plantilla.

De ahí la explicación de que muchos en Salt Lake estén tan felices por la llegada de Karl Malone. No es solamente por ser uno de los mejores ala-pivots de la historia de la NBA, tiene mucha más carga de simbolismo que lo estrictamente deportivo, por los valores que transmitía dentro de una cancha y se sentían representados. Justamente lo que tienen los Spurs, muchas veces se les descartaba pero siempre están ahí. Igual que los Jazz, llegando a las rondas importantes la mayoría de los años. Los Ginobili, Duncan y Parker son lo que a los Jazz representaban a Hornacek, Malone y Stockton, gente competitiva que habla en la cancha. La pregunta es obvia, ¿qué jugadores pueden adoptar el rol que tuvieron ese trío en los Jazz?

Ahora estamos buscando ese intangible tan valioso, tenemos la materia prima y de buena calidad (Favors, Kanter y Hayward), pero falta el simbolismo y los valores con los que se sentían representados los aficionados con Malone, Hornacek, Stockton y Sloan. Y ese trabajo no va ser fácil ni para Greg Miller, Kevin O´Connor, Dennis Lindsey y Ty Corbin porque va más allá de dinero, jugadores, etcétera. Si lo consiguen el éxito está asegurado. Esa fue la formula del éxito y que ahora están intentando recuperar con la llegada de Malone para mejorar a nuestros pivots. Las preguntas son ¿es suficiente con El Cartero?, ¿qué cosas podemos copiar de San Antonio para recuperar esa identidad que creo que pide a gritos nuestros aficionados?.

El jugador que siempre quise ser

imagesNo es Michael Jordan. Ni Larry Bird. Ni Magic Johnson, ni Kareem, ni Lebron. ‘Yo no he visto a nadie tan increíble’, acredita de hecho Magic Johnson, que admite que tomó prestado el término ‘showtime’ de nuestro protagonista. Fue jugador de Utah Jazz, pero no es Karl Malone ni John Stockton. Fue mi primer ídolo, cuando vi una película de super 8 hace muchos años, era un jugador blanco que hacía unas cosas increíbles con el balón. Estaba loco, o eso parecía. Y yo intentaba imitar aquellas cosas que creía recordar, que había visto una sola vez hace muchos, muchos años, incluso dudaba de haberlas visto…

No era alto, ni musculoso. No saltaba mucho. Metía todo lo que tiraba, o eso me parecía a mí, al menos. Pero hacía unas cosas con el balón alucinantes. Años después, Phil Jackson y Tex Winter estaban viendo un video, muy parecido al que yo vi, y Tex decía: “mira qué cosas hacía…y sin envolver el balón”. Sin hacer manejo, sin amasarlo, tal y como ahora se ha tolerado y se tolera muchísimas veces, dando una ventaja definitiva a jugadores rápidos con buen manejo de balón. Pero eran otros tiempos, en que un novato era un novato, y los entrenadores eran respetados y enseñaban fundamentos a los jugadores, y estos se dejaban enseñar.

O no. Porqué él era un genio puro. Un improvisador, como un músico de Jazz que salta a la pista sin partitura. En el arte, hay maestros y hay genios. El maestro es el experto que trabaja la técnica, intentado llegar a la perfección. Él era un genio. Un transgresor de las normas vigentes llevando todo al extremo del más puro arte, casi circense. Un niño en estado puro para el que el baloncesto es el juego, la vida es una sucesión de un cuarto tras otro en el que cada segundo cuenta para intentar el más difícil todavía. Su mejor amigo fue el balón hasta su muerte, y de él aprendió todos los secretos. Fintas imposibles, pases de todos los tipos, por la espalda, de bolos, picado todo el campo, fintando pasar por la espalda y acabando en bandeja con la misma mano, cambios de mano en el aire… Y todo ello adornado con el tiro más letal que haya tenido base alguno jamás. 44 puntos (¡de media!) en tres temporadas en la NCAA, y la máxima anotación de la historia en la NBA para un jugador en la posición de base (68 puntos contra Nueva York), que por cierto es también la mayor cantidad de puntos anotados por un jugador descalificado por faltas personales (fue expulsado por 6 faltas en ese encuentro).

Aprovechaba el repliegue lógico de la defensa para hacer tiros de 7 y 8 metros como si fueran bandejas, cuando todavía no había línea de tres puntos. En su última temporada en Boston ya se instauró y tuvo un 66,7 por ciento de acierto. Sólo recuerdo un jugador francés llamado Hervé Dubbuison que en los años 80 hacía algo parecido, quizá el más parecido hijo de la anarquía a este lado del charco. La perfecta pesadilla para jugar al H-O-R-S-E, ese juego al que hemos jugado de pequeños (en España jugábamos al O-S-O, que duraba menos) en el que lo importante era la creatividad. Para muestra, un botón:

Cuando da el salto a profesionales, escoge la NBA sobre la ABA, sin darse cuenta que ésta hubiera sido mucho más apropiada a sus características, y a él el escoge Atlanta, en mi opinión el equipo equivocado. Su máximo apogeo llega en los New Orleans Jazz, franquicia posteriormente trasladada a Utah, y que une su futuro al del genio. Ahí vimos a nuestro artista en toda su grandeza, sin la presión de Atlanta, y desarrollando su capacidad para el pase de fantasía, como alternativa a la necesidad de lanzar menos a canasta.

Su problema fue que era un individualista y un artista anárquico. Nunca entendió el baloncesto, como un juego de equipo, salvo que sus compañeros estuvieran a su altura. Y muy pocos lo estaban. Rich Kelley, quizá el jugador que mejor le comprendió, decía que iba muy por delante de todos ellos. En su primer partido lo comprendió, cuando antes de empezar le dijo que estuviera atento. El primer pase que recibió le dio en la cara, por inesperado, y entonces Rich escuchó estas palabras: “¿no te advertí que estuvieras atento?”. La mayoría de sus compañeros no le entendían, le consideraban un niñato engreído y vanidoso, como tampoco entendían a Charlie Parker o a Miles Davis los músicos de jazz de su época, porque iban por delante de su tiempo. Tenía en cierta forma la intención de humillar a los otros jugadores que practicaban un estilo de baloncesto que él consideraba pasado de moda: varios jugadores han confirmado que al driblarles le escuchaban reír…

Con su pelo estilo Beatle, representa la búsqueda de la libertad y de los límites de los años 70. Su muerte en 1988, jugando al baloncesto una pachanga con unos amigos, inspiró la canción de Bob Dylan Dignity (1991). Murió de un infarto al faltarle una arteria coronaria, una lesión congénita que nadie descubrió. Sus vecinos recuerdan verle botar el balón desde dentro de un coche en marcha a 20 millas por hora por la ventanilla. Ganaba apuestas haciendo girar un balón sin parar entre los dedos y los nudillos durante una hora. Como dice Bill Simmons, verle era como ver a doce Globetrotters a la vez.

Cuando ponemos siempre el énfasis en ganar, en jugar en equipo, ser competitivos, nos olvidamos del lado derecho del cerebro y de apreciar también el lado artístico del baloncesto, la creatividad, el espectáculo, el circo y la danza. Para crear es necesario cierto grado de desorden. Me falta por ejemplo en el baloncesto actual un jugador que me transmita esas emociones, solamente he sentido algo parecido en los últimos años viendo a Jason Williams o a Ricky Rubio, pero evidentemente a otro nivel.

Paul Westphal lo definió quizá mejor que nadie: “Él era un artista. Su lienzo era el campo de baloncesto, y su pincel era el balón”. Este era Pistol Pete Maravich, el jugador que siempre he querido ser. Mi jugador preferido de la historia de mi equipo favorito, Utah Jazz.

José Eladio Fernández

@thychobrahe

John Stockton escribe sus memorias

Stockton looks to passEl 29 de octubre se pondrá a la venta la autobiografía del mejor base que ha tenido los Utah Jazz en toda su historia. Un libro titulado “La asistencia: la autobiografía de John Stockton”, que ha sido escrito por el propio jugador y Kerry L. Pickett, entrenador de Stockton en su etapa de secundaria. Entre otras sorpresas, el prólogo correrá a cargo de su inseparable compañero Karl Malone.

Un libro perfecto para los amantes del baloncesto, ya que además de su carrera profesional Stockton explica que otras facetas de su vida le han hecho mejorar para llegar hasta la cumbre y ser uno de los 50 mejores jugadores de la historia de la NBA.

Una noticia que se publicó ayer en el Deseret News por parte del  periodista Jody Genessy. Además, aquí podéis ver a John Stockton en la Feria del Libro de Nueva York que captó Deseret Book.

Décimo aniversario del adiós del dúo

imagesHoy se cumple una década desde la última temporada que jugaron John Stockton y Karl Malone en los Utah Jazz. Una temporada donde quedamos séptimos de la conferencia oeste y perdimos en primera ronda contra los Sacramento Kings en cinco partidos. Diez años donde han cambiado muchas cosas en la franquicia y tenemos que buscar nuestra identidad. Desde el dueño de la franquicia al entrenador Ty Corbin para aclararse con el estilo de juego que busca.

Han llegado los meses claves para hacer un proyecto ambicioso y parece estar claro que quieren que sean los jugadores claves, pero ahora toca buscar los alfiles que por entonces tuvimos. ¿Quién acompañará a los Burks, Hayward, Kanter y Favors? Esa es la pregunta, ¿cuánto se quiere gastar Utah en agentes libres?, ¿qué novatos escogerán en el Draft?. Muchas preguntas y dudas que no terminan de aclararse o no quiere dar pistas, pero es importante que lo tengan claro porque los jugadores claves de los Jazz si deben saberlo para sentirse implicados con la franquicia y la ciudad.

 

 

Lo que tuvimos y lo que le falta a los Jazz

descargaEsta temporada ha habido partidos que me recordaron a los playoffs de 1999, en particular haré la metáfora con la serie Utah Jazz-Sacramento Kings. Justamente cuando los californianos empezaban a tener una base solida con Williams, Webber, Stojakovic, Divac y compañía, que ahora tenemos nosotros con Gordon Hayward, Derrick Favors y Enes Kanter, pusieron en apuros a un equipo que era el líder del Oeste en los últimos años liderados pòr John Stockton, Karl Malone y Jeff Hornacek.

Pero me voy a centrar en el quinto partido de la eliminatoria para dar mi opinión de lo que le ha faltado a los Jazz. Stockton maniató a Jason Williams, provocándole faltas, sacándolo de su sitio y jugó con los chicos de Adelman para que las series las ganasen los de Salt Lake. En otras palabras, controlaba a su antojo los tiempos del partido. Eso es lo que nos ha faltado este año, que Mo Williams o Tinsley dijeran “aquí estamos nosotros, sabemos lo que es un base, tenemos experiencia, prepárate que lo controlaremos”, y como veteranos no lo hicieron o no supieron hacer hincapié en ello, ya que en ese supuesto habríamos sumado más y los resultados serían diferentes.

Creo que no supieron aprovechar más los aclarados y bloqueos directos en los sistemas de Corbin para sacar mayor rendimiento a los Jazz. ¿Recuerdan lo que hizo Stockton en ese quinto partido? Jason no sabía qué hacer, cómo defenderlo porque cada vez que intentaba algo diferente conseguía justamente lo contrario. Su imagen en la cancha fue la de los Jazz contra Memphis, en cada bloqueo directo para seguir al de Spokane era una pesadilla para él, se cargó de faltas, regaló tiros libres y John se hizo el amo del partido.

Ha faltado eso, muchas veces no dan puntos esas acciones pero psicológicamente son un golpe durísimo, y ese tipo de cosas tiene mucha relevancia y más en los bases porque palpan las sensaciones, y sobre todo, dan seguridad al resto del equipo. El base siempre es y será el termómetro del equipo porque debe ser listo, picaro y así el resto de compañeros tendrán más confianza.

Un claro ejemplo de lo que digo es Bryon Russell, ¿qué hizo cuando se fue de Utah? Prácticamente nada, Stockton lo hizo mejor de lo que era, jugaba para él porque tenía el partido en su cabeza y sabía cuando lo necesitaba. Esa ha sido la clave, no han sabido hacer mejores a los demás para que salieran ganando todos los compañeros.

No sé si Ty Corbin habrá hecho este tipo de táctica durante la temporada, pero pienso que hubiera sido eficaz para Tinsley, Williams o Burks cuando han ejercido de bases, el ver ese quinto partido de las series entre los Jazz y los Kings. Aunque los dos primeros tengan muchas temporadas a sus espaldas, es bueno recordarlo porque hace que sumen más y pongan su calidad al servicio del equipo

¿Qué quiero decir? que con la veteranía que tienen dos de nuestros bases eso que hizo John nos ha faltado durante la temporada, y que si lo hubieran realizado ahora estaríamos en los playoffs.

John Stockton representará a Gary Payton en el Hall of Fame

tumblr_m0hlb6JsPq1qcbymco1_400Gary Payton ha elegido a John Stockton (entró a formar parte en 2009) como a uno de sus padrinos para su entrada en el Salón de la Fama de 2013. Según informaciones del Deseret News esa sería la decisión de “El Guante” que elegiría al de Spokane y Bernard King  Además, por si no quedase claro aquí tenéis un vídeo de Payton hablando sobre Stockton en la plataforma de Youtube.

Para el nuevo miembro del Salón de la Fama,  “Stockton ha sido uno de los jugadores más competitivos contra los que me he enfrentado y tengo mucho respeto por él”, según palabras del propio Gary Payton, resaltando que ha sido un base extraordinario.

En unos meses tendremos para está edición del Salón de la Fama, a dos de los mejores bases que ha habido en la década de los 90 en la NBA.