Duelo de bases

522d598f8d364.preview-620Hoy recordamos el último Salón de la Fama que se realizó el año pasado, en concreto a Gary Payton ya que entre sus representados estaba un clásico de nuestra franquicia: John Houston Stockton. Un discurso interesante del base en el que me quedé con algunas frases buenísimas del ex jugador de Seattle, Lakers y Miami como: “Mucha gente ha hablado sobre John pero nadie ha dicho que lo hacía cada noche” o “los niños de hoy quieren ser como John Stockton”.

Y unos enfrentamientos entre ellos que eran espectaculares, cada uno a su estilo manejaba al equipo a su antojo buscando siempre lo que más les beneficiaba, pero una batalla al fin y al cabo bonita de ver que gustaba al aficionado del baloncesto, y que lamentablemente cada vez es menos frecuente de ver aunque también hay que decir que hoy en día hay grandes duelos entre bases de primera categoría.

Os dejo aquí con el discurso que dio Gary Payton cuando entró al Salón de la Fama y un vídeo de los Playoffs del año 2000 cuando jugaron en primera ronda los Utah Jazz contra los Seattle Supersonics.

 

ASSISTED, UN COMENTARIO DE LA AUTOBIOGRAFÍA DE JOHN STOCKTON

Acabo de terminar de leer la autobiografía de John Stockton, Assisted. Es un libro que me ha sorprendido muy agradablemente. Por lo que está y por lo que no está. Si esperamos encontrar un relato de sus records individuales (asistencias, robos de balón), vayan olvidándose. Tampoco van a encontrar un recuento pormenorizado de sus diecinueve temporadas en la NBA. Las dos finales jugadas en 1997 y 1998 ocupan muy pocas páginas. Sin embargo, sí que vamos a leer la historia de su familia desde la Declaración de independencia de EEUU (su antecesor Richard Stockton figura con su firma al pie de la misma). Recorreremos con Stockton momentos embarazosos (como cuando se tuerce un tobillo al correr para pagar un ticket de parking justo antes de su primer partido como titular en la NBA, y no se atreve a contárselo a su entrenador), momentos íntimos (como cuando se declaró a su mujer Nada en pantalón de deporte sentados en el sofá), o momentos en los que nos declara sus creencias personales, como su antiabortismo o su fe católica.

assisted

Sabiendo que a Stockton le molesta la intrusión de los demás en su vida personal (y lo deja bien claro en uno de los capítulos del libro), llama mucho la atención la cantidad de anécdotas y detalles personales que nos cuenta acerca de él y de su familia. Por ejemplo, que primero conoció e intentó ligarse a la hermana gemela de Nada Stepovich, Laura, y cuando se dio cuenta de que tenía novio, decidió ir a por su hermana gemela. La infancia en su barrio (el Pequeño Vaticano) en Spokane, su amor y pasión por el deporte (practicaba fútbol, baloncesto y béisbol), tanto que le hace valorar como la primera cualidad de su mujer que sabe pasar y recibir un balón de fútbol americano; cómo sus padres le criaron en los valores de la honradez, el trabajo duro, el no buscar atajos, y la austeridad. Esa austeridad que siendo ya jugador profesional de los Utah Jazz le llevó a no encender la calefacción de su casa (Thurl Bailey le dijo que la encendiera, que no podía meter el dinero debajo de una roca), o a viajar en turista en los aviones y pedir que el equipo le devolviera la diferencia de precio. Vamos conociendo a una persona que le da muchísima importancia a la familia, los valores, las relaciones personales, y a sus mentores en la vida, sus padres y sus entrenadores. Al trabajo duro y constante, sin atajos.

Desde el punto de vista puramente baloncestístico, la parte más sabrosa es en la que habla de la época dorada de los Jazz, con dos entrenadores, Frank Layden y Jerry Sloan. Aquí podemos ver la química tan especial que existía entre jugadores, entrenadores y propietarios, que hizo que fuera un equipo de pequeño mercado con un carácter ganador  y un éxito extraordinario. “Podíamos insultarnos y halagarnos al mismo tiempo, sin mala fe (…) Las discursiones [entre jugadores y entrenadores] nunca eran hostiles. Siempre eran abiertas, y muchas veces animadas. Estos intercambios informales nos hicieron a ambos mejores jugadores y entrenadores”. La última negociación de Stockton con Larry Miller fue así: Miller le dijo, después de varias semanas de negociaciones, que escribiera en un papel la cantidad que valía, y él escribiría en otro lo que creía que valía Stockton. Cuando levantaron los papeles, las dos cantidades eran exactamente la misma, y ahí se acabó la negociación. Dos circunstancias curiosas que contribuyeron al éxito de los Jazz de los 90 fueron el trabajo de médicos y fisioterapeutas (que casi sin medicinas lograban auténticos milagros, y consiguieron que muy pocos jugadores se perdieran partidos por lesión), y el hecho de empezar a usar vuelos privados para los desplazamientos, que hacían que los jugadores pudieran descansar más en los viajes.

Otra parte realmente deliciosa son los dos capítulos sobre los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 y Atlanta 96. Hay muchas anécdotas curiosas, pero la mejor es la de los SWAT aterrizando en la terraza donde estaba tendiendo la ropa la mujer de Stockton…y cuando lo leáis veréis qué tiene que ver Clyde Drexler con eso. Los balones de las dos finales olímpicas están en el Delta Center porque Stockton lo tenía cuando finalizaron los dos partidos, y se los quedó. En el 92, los croatas le dijeron que no tirase a canasta, y en el 96 Lenny Wilkens le dijo que se quedara botando hasta que se acabara el tiempo.

Stockton decide retirarse cuando en su última temporada se da cuenta que los jugadores jóvenes se encierran en sí mismos con las nuevas tecnologías (móviles, música) . Comenta que en ese último año, hizo más uso del servicio de habitaciones que en los 18 años anteriores.

Hay muchas, muchas anécdotas. Como que el suelo del Salt Palace ahora está en Spokane; qué pasa cuando tu ceremonia de introducción al Hall of Fame coincide con la del mejor jugador de la Historia (Michael Jordan). Que Phil Johnson tiene un lince adulto como mascota. O a qué se dedica una vez retirado del baloncesto profesional, literalmente a ver crecer la hierba…

Cuando Frank Layden se retira, le comenta a Stockton que uno tarda poco en convertirse en el periódico de ayer. Y este responde que en cualquier modo este “número” de ayer merece la pena ser guardado para releer una y otra vez.

En resumen, un libro muy recomendable para todos los aficionados al baloncesto, no solo los fans de los Jazz, delicioso por momentos, y con mucha información de los entresijos de un equipo que no se perdió los playoffs desde 1983 a 2003, el año de retirada de Stockton.

Finalizo con una frase de Frank Layden: “Stock, tienes que amar absolutamente lo que haces, de otro modo te conviertes en su esclavo”.

@thychobrahe

Vintage Utah Jazz: El día que El Cartero se enfadó

descargaEl cuadragésimo All-Star Game de la NBA de la historia se disputó el día 11 de febrero de 1990 en el Miami Arena de Miami, Florida, ante 14.810 espectadores. El equipo de la Conferencia Este estuvo dirigido por Chuck Daly, entrenador de Detroit Pistons y el de la Conferencia Oeste por Pat Riley, de Los Angeles Lakers. La victoria correspondió al equipo del Este por 130-113. Fue elegido MVP del All-Star Game de la NBA el base de los Lakers Magic Johnson, siendo uno de los tres únicos jugadores que han logrado este galardón jugando en el equipo perdedor. Magic lideró al equipo del Oeste consiguiendo 22 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias, logrando uno de los pocos títulos individuales que le faltaban en su carrera, en su novena aparición en este tipo de partidos.

Pero la polémica al respecto de este partido fue anterior. Los aficionados votaron como titular a AC Green en vez de a Karl Malone. El jugador de los Lakers tuvo 160.788 votos, y Malone 159.562. Ese año  Karl tuvo una media de 31 puntos y 11 rebotes por partido, estando entre los cinco primeros de la liga en anotación (2º), rebotes (5º)y porcentaje de tiro de campo (4º). El año anterior fue nombrado MPV en el All-Star. Y se dio la paradoja de que los aficionados eligieron para el cinco inicial del equipo de la conferencia oeste a un role player, que promediaba 14 puntos por partido, y que, como escribió un periodista de Los Ángeles, solo salía en las fotos de la prensa cuando le hacían una foto a Magic o James Worthy y él estaba detrás. Woody Woodburn escribía en Los Angeles Times: “es como un buen camarero, hace su trabajo correctamente cuando no te das cuenta que está. Si notas su presencia, es porque la está cagando”.

La reacción de Malone fue afirmar “voy a boicotear el partido”, aunque finalmente fue, pero no jugó “por lesión”. El enorme enfado que tuvo al ser excluido provocó una de las mejores actuaciones individuales de la historia de los Utah Jazz. El 27 de enero de 1990, Utah Jazz jugaba contra los Bucks de Milwaukee. Karl Malone decidió hablar en la pista. En el primer cuarto, llevaba ya 17 puntos. En el descanso, ya tenía su media de la temporada (3o puntos y 10 rebotes). Cuando quedaban seis minutos para terminar el partido, hizo una falta a propósito para que Jerry Sloan le sentara en el banco. Ya estaba todo dicho: 61 puntos en 33 minutos, con 21 canastas de 26 intentos, y 19 de 23 en tiros libres. Las estadísticas de este partido las podéis ver aquí. Como dijo Del Harris, “sabía que iba a salir ahí fuera y haría una declaración, pero lo que no sabía que iba a escribir un libro entero en una noche”. Después dijo que sería mejor que los aficionados de Milwaukee le votaran el año siguiente para el All-Star. John Stockton, después del partido, afirmó: “si esto es porque no le han votado, espero que nunca más le voten”.

Ya en otra ocasión ocurrió algo parecido: John Stockton le dijo a Malone que Armon Gilliam le había menospreciado en una entrevista televisiva, lo cual resultó ser falso. Malone jugó contra Gilliam la noche siguiente y anotó 52 puntos. Cuando se desveló todo el asunto, Stockton se hizo el inocente y dijo algo así como “yo no sé lo que le pasa por la cabeza”.

Los Jazz machacaron a los Bucks 144-96. Fue la mayor anotación en la historia de los Jazz en Utah, solamente superada por los 68 de Pistol Pete Maravich contra los Knicks en 1977, cuando el equipo estaba en Nueva Orleans.

Estas son las quince mayores anotaciones en la historia de los Jazz:

#     Player                   Pts    FG    FT    3pt   Opponent    Date

1     Pete Maravich     68    26    16    –     New York    2/25/77

2     Karl Malone          61    21    19    0     Milwaukee   1/27/90

3     Adrian Dantley    57    20    17    0     Chicago     12/4/82

4     Karl Malone          56    18    19    1   Golden State  4/7/98

5     Adrian Dantley    55    24    7     0     Denver      2/681

6     Adrian Dantley    53    19    15    0     Denver      4/10/82

7     Karl Malone          52    22    8     0    Charlotte    12/22/89

8     Pete Maravich     51    18    15    –     Kansas City 12/14/76

9     Pete Maravich     51    21    9     –     at Phoenix  3/18/77

10    Truck Robinson  51    20    11    –     New Jersey  11/21/78

11    Adrian Dantley    51    20    11    0     at Denver   1/7/81

12    Karl Malone          51    19    13    0     GoldenState 12/9/95

13    Pete Maravich     50    23    4     0     Washington  12/26/76

14    Adrian Dantley    50    21    8     0     L.A. Lakers 11/27/79

15    Adrian Dantley    50    12    26    0     Dallas      10/31/80

Malone dijo al final del partido que guardaría el video del partido como recuerdo. Recuerdo de la noche en que su enfado se transformó en un tornado de baloncesto total. A nosotros nos queda el video para recordarlo.

@thychobrahe