BALANCE DEL PRIMER TERCIO DE TEMPORADA DE LOS UTAH JAZZ

Anoche los Jazz ganaron en un final emocionante a los Lakers, sin Pau Gasol, Kobe Bryant ni Steve Nash. Derrick Favors anotó a falta de dos segundos y una décima la canasta ganadora (la primera canasta ganadora en su carrera en la NBA). Fue una jugada en la que Hayward penetró y el hecho de que le defendieran tres jugadores (los dos interiores de Lakers más su propio defensor) permitió a Favors anotar sin oposición la canasta del triunfo. El entrenador de Utah, Tyrone Corbin, dijo tras el partido “creo que mostramos que hemos crecido un poco (…) estos son los partidos que los jóvenes tienen que jugar para aprender cómo ganarlos”. Matt Harpring durante la retransmisión dijo que para él los Jazz estaban aprendiendo a cerrar los partidos.

sus compañeros felicitan a Favors tras anotar la canasta ganadora del encuentro con Los Angeles Lakers anoche

Sus compañeros felicitan a Favors tras anotar la canasta ganadora del encuentro con Los Angeles Lakers anoche

Yo discrepo con ese análisis. Creo que faltando cinco minutos y siete puntos arriba, Utah perdió dos balones y falló un tiro, tres posesiones que a otro equipo no se le escapan, para haber cerrado el partido. Con el mejor (y único) anotador de Lakers en el banquillo con cinco faltas (Nick Young), era el momento de haber terminado el encuentro. Sin embargo, le dimos la oportunidad a Lakers de llegar a un final igualado, donde tuvieron sus oportunidades. Dicho esto, es cierto que al final encontramos la manera de ganar el partido, y eso es positivo, pero…

Transcurrido ya más de un tercio de la temporada regular, creo que podemos hacer un análisis de este primer período de la misma. Tras haber comenzado 1-14 y sin Trey Burke (lesionado), ahora estamos 9-23. Desde entonces, tenemos un record de 8-9, que es más representativo de lo que podemos esperar este año en mi opinión. Aunque parece que se ha enderezado el rumbo, creo que hay bastantes cosas criticables por el momento.

En la parte colectiva, y que creo que es lo que históricamente ha distinguido a Utah Jazz, en defensa estamos siendo un coladero (somos la peor defensa de la NBA, con 108.5 puntos recibidos por partido). La defensa del pick and roll es malísima, no hay nunca una segunda ayuda, y siendo la jugada que más se utiliza en la NBA, y con equipos que la usan con maestría (como San Antonio), nos está matando atrás. Las rotaciones defensivas son inexistentes, nunca hay una segunda o tercera ayudas. No se ve sensación de defensa colectiva, ni los jugadores parecen tener instrucciones de qué hacer si su atacante les remonta la línea de fondo, o si un alero desborda desde el lado débil. Puntualmente hemos visto buenas actuaciones defensivas, como por ejemplo el último minuto del partido de ayer, pero más consecuencia de esfuerzos individuales (robos de balón, tapones, rebotes) que de una defensa colectiva coordinada. No veo un esquema defensivo colectivo, no puedo decir cómo es la defensa de Utah, qué permite y qué no. Y esto es enteramente responsabilidad del cuerpo técnico. Seguimos muy abajo en asistencias y rebotes (sextos y quintos peores de toda la liga), pero sí hemos mejorado en balones perdidos, en la mitad de la tabla.

Por lo que respecta al ataque, hay muy poco movimiento de los jugadores sin el balón, solamente vemos los carretones de Hayward o Burks, posteos ocasionales y poco más. La ejecución del pick and roll es bastante pobre, muchas veces ganamos ventaja del hombre que dribla con el balón y no acabamos de penetrar para anotar o luego doblar a otro jugador. Carecemos de un tirador puro que nos podría dar situaciones de ventaja saliendo de bloqueos ciegos o sin balón, Rush podría ser ese jugador, pero en los pocos minutos que ha tenido no ha demostrado fiabilidad.

En la parte individual, Kanter ha bajado sus prestaciones respecto de los años anteriores de forma drástica, lo que ha hecho que también bajen sus minutos en pista (ayer jugó 14 minutos). Sólo tiene 21 años, pero no se puede correr para atrás y pretender avanzar. Hayward ha estado muy irregular, alternando partidos de all-star y otros nefastos. Alec Burks ha sido el salvador del equipo en muchas ocasiones, de hecho está segundo en toda la NBA en minutos jugados en el último cuarto, por detrás de Jamaal Crawford. El jugador que ha marcado un punto de inflexión positivo en Utah ha sido Trey Burke. No solamente porque con él el equipo tiene un record cercano al 50%, sino que hace que sus compañeros mejoren su rendimiento con él en pista. Estos son algunos ejemplos de porcentaje de tiro de campo de Favors, Burks y Jefferson con/sin Burke:

Favors: 59%/46%

Burks: 60%/47%

Jefferson: 57%/49%

Derrick Favors ha mantenido sus prestaciones defensivas y ha mejorado bastante en ataque, anotando cada vez más. Richard Jefferson ha dado más de lo que yo honestamente pensaba en un principio. Y destacar la mejora general de Jeremy Evans, sobre todo en el lanzamiento exterior, intentando demostrar que es mucho más que un saltarín.

Y ahora, como plantea Laura Thompson en su artículo A Jazz fan’s no man’s land, viene el debate sobre si preferimos ganar partidos o ser uno de los peores equipos de la liga para optar a uno de las tres primeras elecciones del draft de 2014. Ella plantea que si no elegimos en uno de los tres primeros lugares en el próximo draft, los Jazz no irán mucho más lejos que en la última década.

Yo discrepo en este análisis. Es evidente que hemos hecho una apuesta de futuro al echar a todos los veteranos y hacer que este año jueguen minutos todos nuestros jugadores jóvenes. Sabemos que Utah es un mercado pequeño, no muy apetecible para estrellas que sean agentes libres. Pero ya tenemos material sobre el que podemos trabajar: Hayward, Kanter, Burks, Burke, Favors, son jugadores que en dos o tres años pueden dar un salto de calidad muy importante. Los dos jugadores más importantes de la historia de los Jazz no son números altos del draft: John Stockton fue el número 16 y Karl Malone el 13. El propio Trey Burke fue número 9 de draft, y es un jugador que en mi opinión puede marcar una época.

Mi conclusión es que no somos tan malos como el inicio de temporada ha mostrado (1-14). Se me ocurren al menos diez equipos en la NBA peores que los Jazz sin lugar a dudas. El equipo tiene un enorme margen de mejora. Y plantearme cálculos de perder a cambio de una de las tres primera elecciones del draft es simplemente suicida. Muchas veces en el deporte la línea que separa el éxito del fracaso es muy muy fina. Estoy absolutamente convencido de que si los dos primeros partidos de la temporada los hubiéramos ganado, cosa que fue perfectamente posible (contra Oklahoma y Houston), no habríamos ganado solamente 9 partidos. Yo soy partidario siempre de intentar ganar todos y cada uno de los partidos. Mi experiencia como entrenador de base durante 17 años me dice que las dinámicas son muy importantes. Y una vez que te acostumbras a perder es muy complicado quitarse ese mono de la espalda, como dicen en América. Al equipo le falta algo, que es estabilidad y regularidad: alternamos partidos muy buenos y muy malos, e incluso dentro del mismo encuentro, rachas muy buenas y desastrosas. Sinceramente, empiezo a dudar que este cuerpo técnico sea el más adecuado para dirigir al equipo. Al contrario que David J. Smith, yo creo que puede que al final de la temporada Tyrone Corbin no siga siendo el entrenador de Utah Jazz. A no ser que en lo que queda de temporada veamos un cambio de timón espectacular.

@thychobrahe

Anuncios

ASSISTED, UN COMENTARIO DE LA AUTOBIOGRAFÍA DE JOHN STOCKTON

Acabo de terminar de leer la autobiografía de John Stockton, Assisted. Es un libro que me ha sorprendido muy agradablemente. Por lo que está y por lo que no está. Si esperamos encontrar un relato de sus records individuales (asistencias, robos de balón), vayan olvidándose. Tampoco van a encontrar un recuento pormenorizado de sus diecinueve temporadas en la NBA. Las dos finales jugadas en 1997 y 1998 ocupan muy pocas páginas. Sin embargo, sí que vamos a leer la historia de su familia desde la Declaración de independencia de EEUU (su antecesor Richard Stockton figura con su firma al pie de la misma). Recorreremos con Stockton momentos embarazosos (como cuando se tuerce un tobillo al correr para pagar un ticket de parking justo antes de su primer partido como titular en la NBA, y no se atreve a contárselo a su entrenador), momentos íntimos (como cuando se declaró a su mujer Nada en pantalón de deporte sentados en el sofá), o momentos en los que nos declara sus creencias personales, como su antiabortismo o su fe católica.

assisted

Sabiendo que a Stockton le molesta la intrusión de los demás en su vida personal (y lo deja bien claro en uno de los capítulos del libro), llama mucho la atención la cantidad de anécdotas y detalles personales que nos cuenta acerca de él y de su familia. Por ejemplo, que primero conoció e intentó ligarse a la hermana gemela de Nada Stepovich, Laura, y cuando se dio cuenta de que tenía novio, decidió ir a por su hermana gemela. La infancia en su barrio (el Pequeño Vaticano) en Spokane, su amor y pasión por el deporte (practicaba fútbol, baloncesto y béisbol), tanto que le hace valorar como la primera cualidad de su mujer que sabe pasar y recibir un balón de fútbol americano; cómo sus padres le criaron en los valores de la honradez, el trabajo duro, el no buscar atajos, y la austeridad. Esa austeridad que siendo ya jugador profesional de los Utah Jazz le llevó a no encender la calefacción de su casa (Thurl Bailey le dijo que la encendiera, que no podía meter el dinero debajo de una roca), o a viajar en turista en los aviones y pedir que el equipo le devolviera la diferencia de precio. Vamos conociendo a una persona que le da muchísima importancia a la familia, los valores, las relaciones personales, y a sus mentores en la vida, sus padres y sus entrenadores. Al trabajo duro y constante, sin atajos.

Desde el punto de vista puramente baloncestístico, la parte más sabrosa es en la que habla de la época dorada de los Jazz, con dos entrenadores, Frank Layden y Jerry Sloan. Aquí podemos ver la química tan especial que existía entre jugadores, entrenadores y propietarios, que hizo que fuera un equipo de pequeño mercado con un carácter ganador  y un éxito extraordinario. “Podíamos insultarnos y halagarnos al mismo tiempo, sin mala fe (…) Las discursiones [entre jugadores y entrenadores] nunca eran hostiles. Siempre eran abiertas, y muchas veces animadas. Estos intercambios informales nos hicieron a ambos mejores jugadores y entrenadores”. La última negociación de Stockton con Larry Miller fue así: Miller le dijo, después de varias semanas de negociaciones, que escribiera en un papel la cantidad que valía, y él escribiría en otro lo que creía que valía Stockton. Cuando levantaron los papeles, las dos cantidades eran exactamente la misma, y ahí se acabó la negociación. Dos circunstancias curiosas que contribuyeron al éxito de los Jazz de los 90 fueron el trabajo de médicos y fisioterapeutas (que casi sin medicinas lograban auténticos milagros, y consiguieron que muy pocos jugadores se perdieran partidos por lesión), y el hecho de empezar a usar vuelos privados para los desplazamientos, que hacían que los jugadores pudieran descansar más en los viajes.

Otra parte realmente deliciosa son los dos capítulos sobre los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 y Atlanta 96. Hay muchas anécdotas curiosas, pero la mejor es la de los SWAT aterrizando en la terraza donde estaba tendiendo la ropa la mujer de Stockton…y cuando lo leáis veréis qué tiene que ver Clyde Drexler con eso. Los balones de las dos finales olímpicas están en el Delta Center porque Stockton lo tenía cuando finalizaron los dos partidos, y se los quedó. En el 92, los croatas le dijeron que no tirase a canasta, y en el 96 Lenny Wilkens le dijo que se quedara botando hasta que se acabara el tiempo.

Stockton decide retirarse cuando en su última temporada se da cuenta que los jugadores jóvenes se encierran en sí mismos con las nuevas tecnologías (móviles, música) . Comenta que en ese último año, hizo más uso del servicio de habitaciones que en los 18 años anteriores.

Hay muchas, muchas anécdotas. Como que el suelo del Salt Palace ahora está en Spokane; qué pasa cuando tu ceremonia de introducción al Hall of Fame coincide con la del mejor jugador de la Historia (Michael Jordan). Que Phil Johnson tiene un lince adulto como mascota. O a qué se dedica una vez retirado del baloncesto profesional, literalmente a ver crecer la hierba…

Cuando Frank Layden se retira, le comenta a Stockton que uno tarda poco en convertirse en el periódico de ayer. Y este responde que en cualquier modo este “número” de ayer merece la pena ser guardado para releer una y otra vez.

En resumen, un libro muy recomendable para todos los aficionados al baloncesto, no solo los fans de los Jazz, delicioso por momentos, y con mucha información de los entresijos de un equipo que no se perdió los playoffs desde 1983 a 2003, el año de retirada de Stockton.

Finalizo con una frase de Frank Layden: “Stock, tienes que amar absolutamente lo que haces, de otro modo te conviertes en su esclavo”.

@thychobrahe

Clippers 103- Jazz 99, mejora significativa

Favors fue el mejor

Los Jazz jugaron su penúltimo partido de pretemporada en el Staples Center, quizá el mejor hasta ahora, ante un muy buen equipo como Los Angeles Clippers, aunque cayeron derrotados por 103 a 99. Derrick Favors anotó 24 puntos y capturó 17 rebotes en 36 minutos, siendo el mejor de Utah. El novato Rudy Gobert anotó 4 puntos, capturó 12 rebotes y puso 5 tapones en 20 minutos. En general, los hombres altos de Utah demostraron una mejora bastante significativa: el juego de pies de Enes Kanter, el tiro exterior de Favors y la defensa de Gobert. El novato francés demostró que es un buen proyecto de jugador, corriendo muy bien el campo, reboteando y taponando, obligando al contrario a cambiar muchos tiros; en su debe hay que apuntar unas manos muy blanditas todavía, y bastante flojo en ataque y en el uno contra uno. Aun así, si siguen trabajando con él, puede llegar a ser muy importante, un jugador del estilo del ya retirado Mark Eaton. Gordon Hayward ha hecho un partido muy serio, demostrando que puede por físico con jugadores más débiles (como cuando le defendió J.J. Reddick) y por velocidad con jugadores más fuertes (cuando se encargó de él Dudley). Del resto de los jugadores suplentes, destacar quizá hasta ahora a Mike Harris y Ian Clark.

Los Clippers por su parte dieron señas de ser un equipo muy sólido, y su nuevo entrenador Doc Rivers parece haber cambiado su mentalidad defensiva y ciertos aspectos de preparación de los partidos: ha hecho retirar del estadio toda simbología de los Lakers cuando juegan los Clippers (recordemos que ambos equipos comparten estadio).

Reseñar también que durante la retransmisión, Craig Bolerjack y Matt Harpring entrevistaron a Jody Genessy (periodista de Deseret News) y a Kevin O’Connor. El primero, después de hacer una broma y darles una manzana a cada uno (lo que hizo exclamar a Matt Harpring “¿es que somos profesores o qué?”), señaló que estábamos ante el mejor partido de los Jazz en la pretemporada; que Alec Burks sería muy importante para la segunda unidad del equipo por su explosividad y su poder anotador; que este año estamos en modo reconstrucción y los aficionados tenemos que ser pacientes; y que Brian Cook tiene posibilidades de quedarse en el equipo (recordemos que hay dos plazas en la plantilla que se disputan varios jugadores).

Por su parte, el vicepresidente de operaciones de los Jazz comentó que Karl Malone ha estado tremendo entrenando y aconsejando a Kanter y Favors, tiene 50 años y tiene todavía un físico impresionante. Señaló que el hecho de ser un equipo joven no es excusa para no ganar partidos o competir. Dijo que los Jazz necesitan que esos jóvenes crezcan este año para llegar a ser mejores incluso de lo que ya son (hablando de Hayward, Favors o Kanter); que el equipo completo dé un paso al siguiente nivel; y completar algunos huecos que tienen ahora, sobre todo por la lesión de Trey Burke, con la que no contaban.

En resumen, aunque con derrota los Utah Jazz han dejado un buen sabor de boca contra uno de los mejores equipos de la Conferencia Oeste. Como dijo Matt Harpring, los fans estamos ansiosos de ver qué son capaces de hacer estos jóvenes jugadores y hasta dónde pueden llegar a crecer esta temporada.

@thychobrahe

La estrategia de Dennis Lindsey a medio plazo

imagesLo cierto es que me ha despistado un poco el trabajo de la gerencia de Utah Jazz hasta ahora en el mercado de agentes libres. Es claro que Dennis Lindsey dijo cuando llegó a Utah que su intención era reconstruir el equipo desde el principio, pero no podíamos pensar, al menos yo, que iba a ser tan radical en esto. A fecha de hoy, solamente quedan en la plantilla dos jugadores de los diez que estaban en el mercado de agentes libres al principio, Jamaal Tinsley y Mo Williams. Y este último en mi opinión con muy pocas posibilidades de seguir.

Del acuerdo con Golden State, ya comentado aquí, el único sentido que le veo es posicionarse muy bien para el draft del año que viene, que parece que viene cargado de talento. De todos modos, ahora Utah ha obtenido 24 millones en tope salarial, dos primeras rondas de draft protegidas, tres segundas rondas de draft, y una cantidad de dinero no declarada. El último movimiento ha sido la salida de dos jugadores que explícitamente habían dicho que querían seguir, como Demarre Carroll y Randy Foye. Carroll ha firmado con Atlanta, y Foye va a Denver. Hay aficionados que han criticado este último traspaso, ya que es el jugador que batió el record de triples en una temporada para Utah el curso pasado. Sin embargo, son más quienes le definen como “one trick pony”, que sería algo así como alguien que sólo sabe hacer una o dos cosas (en su caso, tirar triples y meterlos), pero es pobre en la mayoría de las restantes facetas del juego (rebote, defensa, pase). Si Brandon Rush está sano, tiene un 41% en tiros de tres y es mejor defensor que Foye.

Creo que a estas alturas de la pretemporada, podemos hacer una semblanza de cuál es la estrategia de Dennis Lindsey: renovar completamente el equipo alrededor de gente muy joven y potencialmente muy buena. Pese a liberar masa salarial con las salidas masivas de jugadores con contratos altos, la gerencia de los Jazz ha renunciado a pujar por buenos jugadores que había en el mercado, como Jose Calderón o Kyle Korver, en puestos donde tenía necesidad, y ha preferido poner en primera línea a sus jóvenes y acumular activos para el futuro. Su núcleo principal va a ser Burke-Burks-Hayward-Favors-Kanter, con la posible adición de Jamaal Tinsley como una especie de mentor de los jóvenes. También hay jugadores que estamos viendo en la liga de verano de Orlando que pueden incorporarse, como Rudy Gobert, que pienso que va a ser un jugador muy aprovechable. Aquí el papel del cuerpo técnico va a ser fundamental, en este sentido veo muy positiva las aportaciones que puedan hacer Jerry Sloan y Karl Malone. La incógnita para mí son Jefferson y Biedrins, no sé si son un poco recuperables tras su paupérrima temporada anterior. Y también qué vamos a hacer con Marvin Williams, un jugador que en mi opinión ha rendido bastante por debajo de lo esperado. Rush puede ser muy buen jugador saliendo desde el banquillo.

Respecto de próximos jugadores a incorporar, David J. Smith cree que todavía vamos a fichar un base suplente (Utah está a fecha de hoy en conversaciones con John Lucas III, veterano de 30 años) y lo que en EEUU se llama ‘stretch 4’, que es un cuatro abierto, tipo Rashard Lewis o Troy Murphy, con buen tiro exterior. Está claro que el guión de todos los movimientos de Lindsey parece ser el draft del año próximo, por un lado; y darles toda la responsabilidad este año a sus jóvenes jugadores para que cojan experiencia y responsabilidad, y además podamos ver a corto plazo cómo se van desarrollando. Es muy probable que Utah sea de los tres peores equipos de la liga el año que viene, la conferencia Oeste va a ser más fuerte incluso que ahora. ¿Llegaremos a ganar 30 partidos la temporada que viene?

Hay un plan a largo plazo y estamos viendo solo los primeros peldaños en una escalera larga como la de Tai Shan. Nuestro panorama en cierto modo se va aclarando un poco. Yo confío en el plan trazado, vistos los resultados que dio en los Spurs. En cualquier caso, como ha declarado Dennis Lindsey, “no nos estamos saltando pasos en la reconstrucción del equipo. Seremos pacientes y tendremos tolerancia al dolor”.

@thychobrahe

Raúl Fernández: “Los tres viajes que he hecho a EE.UU. para ver partidos de la NBA han sido espectaculares”

SAM_0492
Hoy está con nosotros Raúl Fernández, paisano del ala-pivot Pau Gasol pero más conocido por llevar la cuenta de los Utah Jazz en España. Hoy nos presenta su nuevo blog llamado “Jazz Spain on tour: Tour 2011” para explicarnos su proyecto, conocer su punto de vista sobre la actualidad de los Jazz, y cómo le fue su viaje a Salt Lake City.
¿Cómo surge la idea de llevar la cuenta en Twitter de los Utah Jazz para España?
De casualidad. Recuerdo una noche que estaba chafardeando en twitter y ví que se estaba haciendo un listado de cuentas de todos los equipos NBA en español, y estaban todas creadas excepto la de los Jazz. En ese momento me dije que no podía dejar pasar esa oportunidad y cree Jazz Spain.
¿Desde que empezaste has conocido a otros usuarios de diferentes países que lleven la cuenta en sus respectivas naciones?
Creo que hace un tiempo alguien creó Jazz Argentina pero tuvo muy poca actividad y seguramente ya esté abandonada. Como siempre digo “somos un mercado pequeño” y eso no ayuda a que se creen muchas cuentas de twitter dedicadas a nuestro equipo.
¿Ha podido conocer a alguno de ellos en persona?
Llevamos poco tiempo como para conocernos personalmente entre todos. Quizás algún año montemos un gran viaje a Salt Lake City… algún año jeje
¿Que valoración hace desde que empezó con la cuenta de los Jazz en España?
Desde un primer momento me prometí a mi mismo tomarme Jazz Spain como un hobby. No he querido tomármelo como una obligación y si estoy tres días sin twittear o una semana sin actualizar el blog pues no pasa nada. Recuerdo que alguna web me pidió que escribiera un texto semanal para publicarlo y les dije que no porque no quería tener ningún tipo de obligación. Aún así no hace mucho he llegado a los 1.000 followers, así que estoy muy orgulloso de lo que he creado.
¿Quiénes son tus periodistas favoritos para seguir la actualidad del equipo?
Sigo a bastantes periodistas (la mayoría de ellos trabajan en Estados Unidos), pero los que realmente me inspiran confianza son Bill Oram (@tribjazz), Jody Genessy (@DJJazzyJody), Spencer Ryan Hall (@Saltcityhoops), Dan Clayton (@Jazz1600AM) y David Locke (@Lockedonsports)
¿Qué te han parecido los movimientos de Dennis Lindsey tras terminar la temporada?

Por primera vez en mucho tiempo duermo tranquilo por las noches sabiendo que quién está al mando de todo es Dennis Lindsey. En su día dijo que iba a reconstruir el equipo desde el principio y ha cumplido su palabra: no ha renovado a ninguno de los jugadores que acababan contrato y todo indica que vamos a tener un quinteto titular de una media de edad menor de 23 años. Dentro de unos años las cosas podrán ir bien o mal, pero a día de hoy tenemos que estar muy tranquilos porque se está trabajando muy bien en los despachos de Salt Lake City.

¿Crees que es buena idea hacer una mala temporada y además aprovechar las rondas que nos ha cedido Golden State?

No creo que vayamos a hacer una mala temporada. Todo indica que el Oeste va a ser más duro esta temporada que la anterior si cabe, y que seguramente no entremos en play-off y quedemos en los puestos de cola, pero nos vamos a divertir mucho. A día de hoy nuestro quinteto titular podría ser Burke – Burks – Hayward – Favors y Kanter… no ganarán 50 partidos pero estoy seguro de que nos vamos a divertir muchísimo viéndoles jugar.

La temporada pasada recuerdo muchos partidos en los que empezábamos muy flojos y todos decíamos “que entren los suplentes a remontar esto”. Ahora esos “suplentes” van a estar de inicio. Esta temporada nos lo vamos a pasar muy bien, estoy seguro.

¿Cómo te surge hacer un bitácoras sobre tus viajes por EE.UU.?

Los tres viajes que he hecho a USA para ver partidos de NBA han sido espectaculares (y los que me quedan) pero no son sencillos de organizar. Durante los últimos tres años dedico los meses de agosto y septiembre a planearlo todo para que, en febrero, no se escape ni el más mínimo detalle. Un día se me ocurre que podría aprovechar mi experiencia para compartirla con los demás y, si alguien algún día tiene pensado hacer algo parecido, que tenga un sitio donde apoyarse para empezar a moverlo todo.

En su primera entrada contaba que estuvo cerca de Jeff Hornacek en el Staples Center ¿Qué sensación se llevó?

Era el primer partido de los Jazz que veía en directo. Llego al Staples Center y lo primero que me encuentro en la pista, a diez metros de mi es al señor Jeff Hornacek pasándole balones a Gordon Hayward para que tire a canasta… yo crecí con los Jazz de los 90, he disfrutado y sufrido viendo jugar a hombres como él. Estar tan cerca de uno de tus ídolos siempre es una gran sensación.

¿Nos puede adelantar alguna sorpresa más sobre lo que publicará en su blog?

Lo más interesante que tengo pensado para el blog es crear una entrada dedicada a analizar con detalle cada una de las ciudades en las que he estado. Si alguien tiene pensado viajar a New York es muy fácil saber donde está el Madison Square Garden, donde alojarse, etc etc… pero si alguien alguna vez quiere ir a Portland o Salt Lake City ya no es tan sencillo. Quiero intentar explicar cómo moverse en transporte público por cada ciudad, si alojarse cerca del pabellón o en el centro… contar un poco mi experiencia por si le sirve de ayuda a alguien.
Hemos visto su experiencia de su viaje a Los Ángeles, y en su próximo post nos hablará sobre la visita a Salt Lake ¿Le sorprendió la ciudad?
Muy gratamente. En 2011 centré mi viaje en ver partidos de NBA, así que no tuve mucho tiempo de hacer turismo. A Salt Lake City recuerdo llegar sobre las 12:00h y marcharme dirección Portland el día siguiente a primera hora de la mañana, así que únicamente tuve tiempo de dar un pequeño paseo de un par de horas por el centro de la ciudad. Si que me llamó mucho la atención el ver a muy poca gente caminando por la calle durante el día.
¿Qué lugar de la ciudad le gustó más y volvería a verlo, además del Energy Solutions Arena?
Me gustó mucho el Capitolio del Estado de Utah. Es muy similar al Capitolio de los Estados Unidos en Washington, pero el de Utah está en lo alto de una colina en una zona donde se respira calma y tranquilidad, rodeado de unos jardines que en verano seguro están llenos de césped (en febrero estaban bastante nevados) y rodeados de montañas a lo lejos.
En su foto del perfil de Twitter se le ve en las gradas del Energy Solutions Arena, ¿cómo vivió ese momento?, ¿impresiona ver todas esas camisetas retiradas y el ambiente del partido?

El EnegySolutions Arena no es el pabellón más grande ni el más espectacular del mundo… pero es el nuestro. Lo primero que llama la atención es ver que dos de las calles que lo cruzan son las “John Stockton Drive” y la “Karl Malone Drive”, es algo que no he vuelto a ver en ningún sitio y dice mucho de lo importante que es el baloncesto para la ciudad. Ver las estatuas de Stockton y Malone y las plaquitas en el suelo con todos sus récords es otro de los grandes recuerdos que tengo. Pero lo que más impresiona es, cuando entras dentro y ves ese parquet, el marcador (el cual será sustituido por uno nuevo este verano), los asientos… pensar que en ese pabellón se ha escrito la historia del baloncesto.

¿Cómo se vive en Salt Lake las horas previas a un partido de los Utah Jazz?

La ciudad es realmente muy tranquila y hasta una hora antes del partido no empiezas a ver movimiento por las calles. Sí que es cierto que es de los sitios donde la gente empieza a llegar antes al pabellón pero debido a las bajas temperaturas en invierno no hay mucho movimiento en los alrededores. Antes de un partido la tienda del equipo está llena de gente, los puestos de comida también… como he dicho antes no es el pabellón más grande, ni el más moderno ni seguramente el mejor, pero es especial.

Salt Lake es conocido sobre todo por sus pistas de esquí y el Salt Lake Temple, ¿usted que ha estado allí que sitios recomendaría a alguien que quiere ir?
Seguramente Salt Lake City no es la mejor ciudad de Estados Unidos para hacer turismo pero sí que tiene varios puntos de interés que merece la pena visitar. El Salt Lake Temple y el Capitolio del Estado de Utah serían los dos puntos que marcaría como “básicos” en un paseo turístico por la ciudad.

 ¿Volverá a Salt Lake?

Sí, seguro. En agosto cuando salga el calendario de la próxima temporada vamos a estudiarlo a ver si es posible hacer coincidir algún partido allí de cara al 2014 y si no pues intentaremos ver al equipo en alguna gira que haga por la Costa Este. En cualquier caso sea este año o el próximo seguro que volveré a Salt Lake City.

Por curiosidad. Hace unos meses había hablado con un fan de los Jazz en España (@doncheco500) y prefería que el pabellón se llamase “Delta Center”, ¿se queda con el nombre actual o prefiere otro?
Cuando empecé a seguir al equipo el pabellón se llamaba Delta Center y es normal tenerle cariño al nombre con el que lo has conocido en tus inicios. La NBA no deja de ser una empresa que tiene que generar beneficios y los Jazz son parte de esa empresa. Si el equipo no genera los suficientes ingresos se lo llevan a otra ciudad como hemos visto más de una vez, así que por mucho cariño que le pueda tener a un nombre comprendo que si sale más rentable cambiarle el nombre al pabellón se haga.
Desde Spanish to Salt Lake darle las gracias a Raúl Fernández por facilitarnos las fotos de su viaje a Salt Lake.

Agentes libres, rumores y desmentidos

473px-Utah_Jazz_logo,_1979-1996.svgSemana interesante para saber qué tiene pensado Dennis Lindsey y el resto del staff técnico para darle forma a la plantilla del año que viene. Ahora solo falta darle forma a todo lo que le rodea a Kanter, Hayward, Favors, Burke y Burks. Entre ellos, en pocos días nuestro General Manager se reunirá con los agentes de O.J. Mayo y Paul Millsap.

Interesante el primero, porque ya se ha reunido con otros equipos y ahí el baile de cifras puede ser importante ya que tenemos margen para ofrecer más o menos, una de las ventajas es que nuestros responsables ya podrían saber durante las negociaciones lo que han ofrecido Minnesota y otros equipos que están interesados por el escolta.

Sin embargo, el tema del pivot Millsap es algo complejo, parte de la afición no lo vería con malos ojos para que ayudase con su experiencia a dos de los futuros jugadores franquicia (Kanter y Favors), y hay otra parte que quiere nuevos rostros. Además, hay que recordar que con la llegada de Sloan a los Jazz, Paul jugó a un alto nivel y esa podría ser una baza importante. No obstante, desde la franquicia ya se dijo que les gustaría tenerlos a él y Jefferson pero que sería un inconveniente y podrían pasarse del tope salarial con sus contrataciones.

Otro lugar del que tenemos que estar atentos son los Atlanta Haws, los Jazz están interesados en algunos agentes libres de allí y ya ha sonado algún jugador como Korver, que ya jugó en los Jazz y conoce la franquicia. Por otra parte, los Jazz estarían interesados en renovar a Tinsley y ya se ha dejado querer Carroll para renovar con nosotros.

Por el contrario, el asunto de Mo Williams es “surrealista”, primero se le filtra al Deseret News que no renovará “a no ser que me garanticen la seguridad”, y luego su agente lo desmiente al Salt Lake Tribune. Habrá que ver lo que ocurre al final pero está situación no hace más que dejar mal al propio jugador.

El principio del fin

dennis_LPL7sAyer Dennis Lindsey se ganó el sueldo con el movimiento del Draft al adquirir a Burke por las dos primeras rondas que teníamos. Y se notó el entusiasmo en las redes sociales ya que muchos seguidores de los Jazz aplaudieron la decisión de la franquicia. 

Según Txomin Romero de Pasión Deportiva Radio el mejor base de este Draft. De esta forma queda claro que junto al Big Three de Hayward, Kanter y Favors se incorporará Burke, ahora queda por ver si le darán minutos o intentarán fichar a otro base que sea agente libre para su mejoría.

Ahora empieza lo más difícil, muchos jugadores de nuestra actual plantilla serán agentes libres el 1 de julio y Sloan, Corbin, O´Connor y Lindsey se tendrán que mover muy bien para traer a nuevos jugadores a Salt Lake. Además, adquirimos al pivot francés. Una declaración de intenciones, ya que uno de las posibilidades sería recuperar a uno de los dos pivots titulares del equipo para el juego interior, o buscar otro pivot que también sea agente libre.

La otra ventaja que tenemos es que vamos a tener mucha maniobra ya que estamos lejos de llegar al tope salarial, y eso puede sernos de utilidad para ofrecer mejores contratos que otros equipos de la liga. Un verano que a priori será apasionante porque si por algo es famoso nuestro equipo es por la discreción a la hora de fichar jugadores.

Parece que Greg Miller y su equipo de asesores en los que cede la gestión han empezado con buen pie. Primero fueron Karl Malone y Jerry Sloan, ahora Burke como bien analizó nuestro compañero José Fernández.

 

Aniversario trágico para los Jazz

1147054Anteayer hizo 15 años de ese maldito robo de balón de Michael Jordan a Karl Malone en el sexto partido de las finales de 1998 que dio a Chicago Bulls el sexto anillo de la NBA. Un partido en el que estuvimos dominando durante la gran mayoría del encuentro pero una genialidad del 23 evitó que forzásemos el séptimo encuentro.

El año en el que estuvimos más cerca de conseguir ese ansiado anillo, una época especial por esa comunión que había entre afición y equipo que creaba una atmósfera mágica cada noche porque  sabían qué camino se había escogido. Una sentimiento que resumía perfectamente Andres Montés cada vez que daban un partido de los Utah Jazz con la siguiente frase: “Bienvenidos al Delta Center de Salt Lake, una cárcel de cinco estrellas”.

Un partido que también será recordado por la canasta de Ron Harper tras terminarse la posesión de 24 segundos y la canasta anulada a Howard Eisley tras un triplazo que estaba dentro de tiempo. Y como no, ese duelo en la pintura entre Cruela Devill “Rodman” y El Cartero, la pasión de Jerry Sloan desde la banda con técnica incluida y ese Delta Center que era capaz de que el mismísimo Michael Jordan no se acordase de que terminaban las posesiones de tiro.

Trágico y nostálgico es para mí al mismo tiempo el aniversario porque con el paso de los años muchos aficionados, entre los que me incluyo (eso creo), echamos en falta esos valores que noche tras noche nos transmitía desde Jerry Sloan hasta esos jugadores que entrenaba cuando les veíamos en Canal+ con Antoni Daimiel y Andres Montes.

Justamente lo que ahora están buscando Greg Miller, Dennis Lindsey y Kevin O´Connor, el equipo necesita que la afición haga suyo el estilo de juego de los Jazz y lo asocie a unos nombres, nos faltan que los nuevos Stockton, Malone, Hornacek y los otros acompañantes adapten los roles de Russell, Norris, Anderson, Eisley o Carr.

Pero no podemos seguir viviendo del pasado, necesitamos que Kanter, Favors y Hayward recojan el testigo de Stockton, Malone y Hornacek para ilusionar a la afición y creernos que esos tres nos pueda llevar a la gloria como ocurrió hace casi dos décadas. El reto más importante y con dos genios que no estarán: Jerry Sloan y Larry H. Miller. Palabras mayores lo que nos viene de cara al futuro pero no imposible. Esa es la magia de este deporte que lo hace aún más especial y lo que consiguió ese equipo con su Big Three y ese entrenador del Estado de Illinois.

Eso si, sabemos lo que le gustaba al buen aficionado, baloncesto puro, raza, coraje, pasión, ser correoso. Si conseguimos hacer regular alguna de estas virtudes el antiguo Delta Center podrá volverse a llenar regularmente, pienso que es lo que añora el aficionado medio de nuestro equipo porque virtudes como esas fue lo que conseguimos para que mucha gente del extranjero recuerde ahora mismo en qué parte de Estados Unidos está Salt Lake City y qué equipo de la NBA juega ahí.

¡Malditos Spurs!

Manu Ginobili, Gordon HaywardLos actuales Spurs desde principios del actual siglo y con el paso de los años me recuerdan mucho a tiempos pasados en Salt Lake. Es verlos jugar y en mi cabeza volver a reencontrarme con los rostros de Sloan, Stockton, Malone y Hornacek pero con los nombres cambiados y con una filosofía de juego muy clara. Tienen lo que nos hizo a nosotros estar en la élite pero con un argentino, un francés y un americano como Big Three, pero no es un chiste, es la realidad.

Pero sobre todo, también lo veo patente en los nuevos que se juntan a su proyecto y me entra nostalgia, se amoldan como si estuvieran jugando allí toda la vida, lo mismo que nos pasaba con los Anderson, Carr, Russell, Morris, Polynice, Eisley y otros jugadores que pasaron por las manos de Jerry Sloan. Justamente lo que creo que falta ahora en nuestro equipo, que no es puramente deportivo sino una forma de vivir el baloncesto y de percepción, ahí estuvo uno de los grandes éxitos de los Jazz a finales del siglo pasado, los jugadores entendían lo forma de vivirlo, de adaptarse al fan y el qué y cómo hacerlo. La misma receta que lleva practicando San Antonio pero con Greg Popovich, y que creo que es lo que la gente está esperando en Salt Lake pero que no llega y ha hecho que el público se distancie un poco de la actual plantilla.

De ahí la explicación de que muchos en Salt Lake estén tan felices por la llegada de Karl Malone. No es solamente por ser uno de los mejores ala-pivots de la historia de la NBA, tiene mucha más carga de simbolismo que lo estrictamente deportivo, por los valores que transmitía dentro de una cancha y se sentían representados. Justamente lo que tienen los Spurs, muchas veces se les descartaba pero siempre están ahí. Igual que los Jazz, llegando a las rondas importantes la mayoría de los años. Los Ginobili, Duncan y Parker son lo que a los Jazz representaban a Hornacek, Malone y Stockton, gente competitiva que habla en la cancha. La pregunta es obvia, ¿qué jugadores pueden adoptar el rol que tuvieron ese trío en los Jazz?

Ahora estamos buscando ese intangible tan valioso, tenemos la materia prima y de buena calidad (Favors, Kanter y Hayward), pero falta el simbolismo y los valores con los que se sentían representados los aficionados con Malone, Hornacek, Stockton y Sloan. Y ese trabajo no va ser fácil ni para Greg Miller, Kevin O´Connor, Dennis Lindsey y Ty Corbin porque va más allá de dinero, jugadores, etcétera. Si lo consiguen el éxito está asegurado. Esa fue la formula del éxito y que ahora están intentando recuperar con la llegada de Malone para mejorar a nuestros pivots. Las preguntas son ¿es suficiente con El Cartero?, ¿qué cosas podemos copiar de San Antonio para recuperar esa identidad que creo que pide a gritos nuestros aficionados?.

¿Qué opinan sobre Karl Malone y la posible llegada de Jerry Sloan a los Utah Jazz?

imagesHoy hacemos a diferentes periodistas dos preguntas sobre el futuro de los Jazz. Una pregunta relacionada con Karl Malone y otra sobre Jerry Sloan y lo que podría significar para la franquicia. Aquí lo que hemos recibido hasta el momento.

1- ¿Mejorarán Enes Kanter y Derrick Favors con la llegada de Karl Malone para entrenar a los pivots?
Txomin Romero (Pasión Deportiva Radio y Basket4us) Yo confío en que Kanter y Favors se conviertan en dos pivots importantes y verdaderamente dominantes en la NBA, el turco es una bestia de la naturaleza y si se le moldea bien y se le dan minutos no tengo dudas que será un pivot a tener en cuenta. Seguro que con la llegada de Karl Malone ambos darán un paso adelante, la materia prima la tienen y si Karl viene con ganas de trabajar, sin duda mejorarán.
José Fernández (Spanish to Salt Lake)  Creo que sí mejorarán, no sé la experiencia que tiene Karl Malone entrenando o su habilidad para transmitir conocimientos, pero pienso que puede ayudar, por lo menos comunicando su experiencia como jugador de élite muchos años.
2- ¿Veis a Jerry Sloan como ayudante de Ty Corbin?
Txomin Romero ( Pasión Deportiva Radio y Basket4us) Más bien a Corbin como asistente. Creo que ahora que ya no tenéis a Deron en el vestuario, Jerry debería volver a entrenar.

José Fernández ( Spanish to Salt Lake) No, le veo como general manager, no le veo ni siquiera como entrenador principal en Utah. Yo le veo alejado de los banquillos por ahora y más cerca de un despacho. Pero David Aldridge ha sugerido que Jerry sí que tiene interés en un banquillo ganador que pueda competir. ¿Los Angeles Clippers? Han despedido a Vinny Del Negro para calmar a Chris Paul. Veremos.