Mizuho Nishio: “Me gustaría dibujar a toda la plantilla de los Utah Jazz”

0Hoy nos visita Mizuho Nishio, un aficionado japonés de los Utah Jazz pero que además es dibujante  y que viene a contarnos que relación hay entre las camisas  y dibujos que él realiza de creación propia con nuestra franquicia.

¿Cuándo empezó a dibujar y diseñar camisetas?

Yo siempre he estado dibujando desde que era un niño, y hace seis meses empece con las camisetas.

¿Qué tiene de especial para ti?

Es mi trabajo, pero también, conoces a otra gente de diferentes nacionalidades y estás conectado con el mundo.

De todos los dibujos y camisetas que has hecho, ¿cuál es tu favorito?
¿Cuántos años llevas haciéndolo?
Dibujando estoy unos 30 años, y me dedico profesionalmente desde hace 15 años, y como ya te dije antes, hace seis meses empecé con las camisetas.
¿Se pueden comprar tus diseños que tienes en tu cuenta de Twitter? 
Si, la gente que esté en los Estados Unidos pueden comprar las camisetas que realizo, pueden entrar a mi página web para ver lo que ofrezco. El precio oscila sobre los 10 dólares y el envío es gratuito, no tienen que pagar ningún coste. También acabo de poner a disposición la camiseta “Master of the Match” pero no sé si venderlo por ultramar, perdóname.
¿Has pensado en algún dibujo o camiseta para el futuro? ¿Podrías darnos alguna pista?
No tengo ni idea ahora mismo, pero creo que haré una de Trey Burke.
¿Cuánto tiempo necesitas para terminar tus camisetas o dibujos?
Normalmente me suelo tomar unos tres días hasta terminar mi creación.
¿Dónde reside tu secreto para hacer este tipo de creaciones?
No tengo ni idea si es un secreto o no, pero siempre intento hacer creaciones para la gente, si alguien lo realiza y luego ves que lleva puesta tu camiseta que has hecho eres muy feliz.
¿A quién te gustaría dibujar?
Me gustaría hacer un dibujo de toda la plantilla de los Utah Jazz en la presente temporada; como mi rutina de trabajo.
¿Por qué eres de los Utah Jazz?
John Stockton y Karl Malone me hicieron ser seguidor de los Utah Jazz.  Hacían de una manera brillante el “bloqueo y continuación” y era parte de mi forma de jugar al baloncesto.
¿Quién es tu jugador favorito de la historia de la franquicia y en la actualidad? ¿Por qué?
Mis jugadores favoritos siempre serán John Stockton y Karl Malone. De la actual plantilla me gustan Hayward, Evans, Kanter y Burks porque creo que ellos son el futuro. Gordon Hayward me dijo una vez que él tenía mis trabajos en su Ipad y me introdujo en un juego online  de streaming show. Él es una persona muy agradable.
Por otra parte, Enes Kanter y Burks están usando mis dibujos en sus Twitters. Además, Evans y yo realizamos pinturas también y estuvimos chateando un rato sobre este tema. Con Favors me pude hacer una foto el año pasado en la que salimos él, mi esposa y yo. En definitiva, estos jugadores de los Utah Jazz tienen una gran personalidad y el equipo no debería traspasar a ninguno de ellos.
 
¿Qué opinas sobre el inicio de la temporada?
Ellos están luchando pero tienen que aprender a progresar, son un equipo joven aunque no le doy mucha atención a los partidos que han perdido. Tanto en lo bueno como en lo malo hay que ayudarles en cada encuentro. Yo veo mucho potencial con estos jugadores jóvenes y estoy seguro de que nos llevarán muy lejos y disfrutaremos.
¿Qué te parece el nuevo proyecto de los Jazz con Burke, Kanter, Favors, Hayward, etcétera?
Ellos son el futuro, tendremos nuevas rotaciones con Burke, Hayward, la elección del Draft de 2014 más Kanter con suplentes como Burks o Gobert. ¡¡Ellos nos llevarán a la final de la NBA!!
¿Has ido alguna vez a Salt Lake City?
Si que he ido a Salt Lake City, desde la temporada 2009-2010 voy como escritor y fotógrafo para la revista japonesa Hoop. Y ahora iré durante la presente temporada otra vez.

Victoria sufrida de los Jazz

Bulls Jazz Basketball.JPEG-05cb8El equipo de Ty Corbin consiguió la segunda victoria de la temporada ante los Chicago Bulls. Un partido con dos partes, en la primera nuestro equipo controló el tempo del encuentro e impuso el ritmo que le convino, ya que consiguieron buenas posiciones para Favors, factor que aprovecharon y el pivot tuvo que ir en varias ocasiones a la línea de tiros libres al forzar faltas personales.

Por su parte, Chicago en la primera parte estuvo un poco desquiciado ya que no le salieron las cosas, y hacía poco tiempo que se supo que su jugador franquicia, Rose, se perdía lo que restaba de temporada. Una situación que se dio a mediados del segundo cuarto cuando Noah provocase que le pitarán una falta técnica tras protestar de manera reiterativa una decisión arbitral.

En la segunda parte, Chicago jugó más serio y recupero la desventaja que tenía al descanso y hasta pudo ganar el partido, pero los Utah Jazz en un final apretado pudo empatar el partido y llevarlo a la prórroga. Y aquí apareció Burke, que la pasada noche estuvo mejor que contra Oklahoma, y encestó un triple importantísimo para el desarrollo final del tiempo extra.

Un encuentro que puede servir para cambiar la actitud de los jugadores ante los siguientes encuentros, vital para quitarse la tensión de no ganar y cojan más auto confianza. Pero si algo habría que destacar de este partido me quedo con una declaración de Trey Burke tras el encuentro, ya que dijo que “desde luego que no jugué bien al comienzo. Fallé algunos tiros y no vi a algunos jugadores que estaban abiertos para lanzar”.

Una declaración de intenciones a mi modo de ver: auto-crítica, mejora y ambición. Quizás si esto se va repitiendo en los siguientes partidos por parte del equipo independientemente de los resultados, los aficionados se van a sentir más implicados o cercanos, y por su parte, la franquicia podría recuperar esa comunión que hubo entre equipo y afición hace no mucho tiempo.

@juliosimon

 

Derrota dolorosa para los Jazz

dm_131124_nba_jazz_thunderUtah no pudo imponerse ayer a los Oklahoma City Thunder ya que éstos fueron superiores durante todo el partido y los jugadores de Corbin se mantuvieron en el partido hasta el descanso. Un encuentro donde se repitieron los mismos errores que en los anteriores partidos porque no fuimos capaces de controlar las perdidas de balón, los porcentajes de tiros de campo y concedimos segundas oportunidades.

Un encuentro en el que Corbin cambió el quinteto inicial poniendo de titular al novato Burke y Enes Kanter no empezó de entrada tras mal su inicio de temporada, ya que está promediando menos que en el ejercicio pasado. Durante el primer cuarto, las defensas se impusieron sobre los ataques y ambos equipos estuvieron desacertados de cara a canasta, pero a mediados del mismo cuarto, Oklahoma consiguió un parcial importante que dio paso al primer tiempo muerto del partido, y que supuso que los Jazz redujeran la desventaja.

En el segundo cuarto la dinámica fue la misma, los Jazz a través de garra supieron irse con una desventaja probable de recuperar, pero el equipo seguía sin conseguir ventajas en ataque con los bloqueos de los pivots para los exteriores, lo que nos supuso que muchos lanzamientos fueran punteados por la defensa de los Thunder. Además, el equipo de Ibaka estuvo muy inteligente, ya que estuvo muy atento para que los Jazz no consiguieran aclarados para Favors en la pintura, siendo muy agresivos en la primera línea de pase para que nuestros exteriores no tuvieran pases fáciles para los pivots y tuvimos que lanzar varias veces sobre la bocina o concediendo balones que perdimos.

En la segunda parte, Thunder ya consiguió la ventaja definitiva al llegar al final del tercer cuarto con el resultado de 75-43, aunque su entrenador siguió rotando con jugadores titulares para mantener la diferencia. En conclusión, mucho trabajo para Corbin y su equipo técnico para mejorar en los próximos partidos. Empezando por recuperar a Kanter y vuelva a ser el del año pasado, y que el equipo sea un poco más ambicioso porque se puede ganar o perder pero las formas de hacerlo en baloncesto también son importantes tanto para los jugadores como para los aficionados.

Por último y a modo de conclusión para los aficionados de los Utah Jazz, creo que nos tendríamos que quedar con la declaración de intenciones de Corbin antes de empezar el partido de ayer, ya que dijo “ya veremos de lo que es capaz de hacer este quinteto esta noche”.

@juliosimon

ASSISTED, UN COMENTARIO DE LA AUTOBIOGRAFÍA DE JOHN STOCKTON

Acabo de terminar de leer la autobiografía de John Stockton, Assisted. Es un libro que me ha sorprendido muy agradablemente. Por lo que está y por lo que no está. Si esperamos encontrar un relato de sus records individuales (asistencias, robos de balón), vayan olvidándose. Tampoco van a encontrar un recuento pormenorizado de sus diecinueve temporadas en la NBA. Las dos finales jugadas en 1997 y 1998 ocupan muy pocas páginas. Sin embargo, sí que vamos a leer la historia de su familia desde la Declaración de independencia de EEUU (su antecesor Richard Stockton figura con su firma al pie de la misma). Recorreremos con Stockton momentos embarazosos (como cuando se tuerce un tobillo al correr para pagar un ticket de parking justo antes de su primer partido como titular en la NBA, y no se atreve a contárselo a su entrenador), momentos íntimos (como cuando se declaró a su mujer Nada en pantalón de deporte sentados en el sofá), o momentos en los que nos declara sus creencias personales, como su antiabortismo o su fe católica.

assisted

Sabiendo que a Stockton le molesta la intrusión de los demás en su vida personal (y lo deja bien claro en uno de los capítulos del libro), llama mucho la atención la cantidad de anécdotas y detalles personales que nos cuenta acerca de él y de su familia. Por ejemplo, que primero conoció e intentó ligarse a la hermana gemela de Nada Stepovich, Laura, y cuando se dio cuenta de que tenía novio, decidió ir a por su hermana gemela. La infancia en su barrio (el Pequeño Vaticano) en Spokane, su amor y pasión por el deporte (practicaba fútbol, baloncesto y béisbol), tanto que le hace valorar como la primera cualidad de su mujer que sabe pasar y recibir un balón de fútbol americano; cómo sus padres le criaron en los valores de la honradez, el trabajo duro, el no buscar atajos, y la austeridad. Esa austeridad que siendo ya jugador profesional de los Utah Jazz le llevó a no encender la calefacción de su casa (Thurl Bailey le dijo que la encendiera, que no podía meter el dinero debajo de una roca), o a viajar en turista en los aviones y pedir que el equipo le devolviera la diferencia de precio. Vamos conociendo a una persona que le da muchísima importancia a la familia, los valores, las relaciones personales, y a sus mentores en la vida, sus padres y sus entrenadores. Al trabajo duro y constante, sin atajos.

Desde el punto de vista puramente baloncestístico, la parte más sabrosa es en la que habla de la época dorada de los Jazz, con dos entrenadores, Frank Layden y Jerry Sloan. Aquí podemos ver la química tan especial que existía entre jugadores, entrenadores y propietarios, que hizo que fuera un equipo de pequeño mercado con un carácter ganador  y un éxito extraordinario. “Podíamos insultarnos y halagarnos al mismo tiempo, sin mala fe (…) Las discursiones [entre jugadores y entrenadores] nunca eran hostiles. Siempre eran abiertas, y muchas veces animadas. Estos intercambios informales nos hicieron a ambos mejores jugadores y entrenadores”. La última negociación de Stockton con Larry Miller fue así: Miller le dijo, después de varias semanas de negociaciones, que escribiera en un papel la cantidad que valía, y él escribiría en otro lo que creía que valía Stockton. Cuando levantaron los papeles, las dos cantidades eran exactamente la misma, y ahí se acabó la negociación. Dos circunstancias curiosas que contribuyeron al éxito de los Jazz de los 90 fueron el trabajo de médicos y fisioterapeutas (que casi sin medicinas lograban auténticos milagros, y consiguieron que muy pocos jugadores se perdieran partidos por lesión), y el hecho de empezar a usar vuelos privados para los desplazamientos, que hacían que los jugadores pudieran descansar más en los viajes.

Otra parte realmente deliciosa son los dos capítulos sobre los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 y Atlanta 96. Hay muchas anécdotas curiosas, pero la mejor es la de los SWAT aterrizando en la terraza donde estaba tendiendo la ropa la mujer de Stockton…y cuando lo leáis veréis qué tiene que ver Clyde Drexler con eso. Los balones de las dos finales olímpicas están en el Delta Center porque Stockton lo tenía cuando finalizaron los dos partidos, y se los quedó. En el 92, los croatas le dijeron que no tirase a canasta, y en el 96 Lenny Wilkens le dijo que se quedara botando hasta que se acabara el tiempo.

Stockton decide retirarse cuando en su última temporada se da cuenta que los jugadores jóvenes se encierran en sí mismos con las nuevas tecnologías (móviles, música) . Comenta que en ese último año, hizo más uso del servicio de habitaciones que en los 18 años anteriores.

Hay muchas, muchas anécdotas. Como que el suelo del Salt Palace ahora está en Spokane; qué pasa cuando tu ceremonia de introducción al Hall of Fame coincide con la del mejor jugador de la Historia (Michael Jordan). Que Phil Johnson tiene un lince adulto como mascota. O a qué se dedica una vez retirado del baloncesto profesional, literalmente a ver crecer la hierba…

Cuando Frank Layden se retira, le comenta a Stockton que uno tarda poco en convertirse en el periódico de ayer. Y este responde que en cualquier modo este “número” de ayer merece la pena ser guardado para releer una y otra vez.

En resumen, un libro muy recomendable para todos los aficionados al baloncesto, no solo los fans de los Jazz, delicioso por momentos, y con mucha información de los entresijos de un equipo que no se perdió los playoffs desde 1983 a 2003, el año de retirada de Stockton.

Finalizo con una frase de Frank Layden: “Stock, tienes que amar absolutamente lo que haces, de otro modo te conviertes en su esclavo”.

@thychobrahe

ARE THE JAZZ READY?

A fecha de hoy, y a la espera del partido que juegan contra Golden State (*), el balance de los Utah Jazz en temporada regular es de una victoria y nueve derrotas, lo que nos convierte en el peor equipo de la NBA (si contamos los partidos de pretemporada, hablaríamos de dos victorias y 16 derrotas). Lo cierto es que nadie pensaba que podríamos estar así a estas alturas de temporada, aunque esta sea una temporada de reconstrucción.

gordonjazz

Si miramos solamente las estadísticas, podemos decir que hay dos problemas principales: pérdidas de balón y porcentaje de tiro. Los Jazz somos el tercer equipo de toda la liga que más balones pierde (18,7 por partido), por detrás de Houston Rockets (19,4) y Golden State (18,8). Y asimismo son los terceros peores en porcentaje de tiro de campo (40,9%), por detrás de Cleveland Cavaliers (40,7%) y Charlotte Bobcats (40,8%). A destacar en cuanto al tiro que somos el peor equipo de la NBA en porcentaje de tiro de tres puntos, con un paupérrimo 25,8%. En el tiro libre somos el cuarto peor equipo en porcentaje de toda la liga, con un 70,5%. Y estamos últimos en asistencias por partido, con 17,6.

Una primera conclusión al leer la estadística es que un equipo último en asistencias y tercero por la cola en pérdidas de balón tiene un problema con sus bases. La lesión de Troy Burke ha sido un lastre, en cuanto que el equipo ha tenido que buscar una alternativa. Sin embargo, John Stockton ha declarado con ocasión de la presentación de su libro ‘Assisted’, que la lesión puede ser una bendición para él, en el sentido de aprender cómo funciona el equipo, sin estar inmerso en la acción. En concreto dijo que para él pasar mucho tiempo en el banquillo como suplente de Rickey Green fue una gran herramienta de aprendizaje. El problema que yo veo es que no hay ningún jugador de ese calibre ahora en Utah.

El fichaje de Jamaal Tinsley no ha surtido el efecto deseado: al final ha sido cortado, y se ha traído de la liga de desarrollo a Diante Garret. Aunque ha realizado un buen primer partido, no parece ser la respuesta definitiva al problema, al menos de momento. Por otra parte, John Lucas III hasta el momento ha sido un fiasco en la mayoría de los partidos, con un juego alocado y precipitado, y en contadas ocasiones acertado ofensivamente. Con una pésima selección de tiro, en muchas ocasiones genera contraataques en contra de los Jazz.

En ataque estaba claro que iba a haber un problema. Si se traspasa a tres jugadores que sumaban el 60% de los puntos del equipo el año pasado, jugadores como Hayward, Favors o Burks deben dar un paso adelante. Por otro lado, hemos perdido la amenaza en el triple que suponía Randy Foye; supuestamente para cubrir esa necesidad fichamos a Brandon Rush, que en el último partido no jugó por decisión técnica. En octubre se habló de un posible intercambio con Denver de André Miller por Rush, pero no llegó a realizarse. En mi opinión, un jugador como André Miller nos vendría de fábula ahora mismo.

En la parte positiva, decir que tenemos a cinco jugadores por encima de los diez puntos de media por encuentro, con Gordon Hayward como máximo anotador, con 19,3. Kanter y Favors están haciendo buena temporada, anotando y reboteando (15,3 y 7,5 Kanter, y Favors 14 puntos y 10,6 rebotes por partido, quinto mejor de toda la liga, y séptimo en tapones, con 1,73).

En el plano psicológico, creo que el equipo ha entrado en lo que llamamos inercia perdedora. Los dos primeros partidos fueron muy igualados, pudiendo decidirse a favor de Utah en los últimos instantes. La verdad es que me dejaron buen sabor de boca. Pero a partir de entonces es como si los Jazz se hubieran acostumbrado a perder. Como dijo John Lucas III, cuando jugamos con Boston ellos no habían ganado ningún partido. Nos ganaron y a partir de entonces iniciaron una racha ganadora, venciendo incluso a Miami Heat.

Está claro que como dice Raúl Fernández de @Jazz_Spain, hay que dar tiempo a los chavales, confiar en ellos y disfrutar de cada victoria. Pero no somos tan malos como para estar con 1 y 10, y dentro de la apuesta de reconstrucción que hemos hecho, hay que intentar mejorar muchas cosas. Solamente con reducir pérdidas de balón y mejorar el porcentaje de tiro de campo las victorias estoy seguro que empezarán a llegar. Pero quizá, como dijo en twitter el otro día @Icebramovich, puede ser todo una cuestión psicológica. En el partido con San Antonio, en el que los Jazz fueron ganando con claridad hasta el último cuarto y ahí se hundieron, Matt Harpring dijo durante la retransmisión que en el último cuarto no puede jugar igual que en el resto del encuentro. Ahí es donde se deciden los partidos. Y lanzó una pregunta: are the Jazz ready? 

(*) Esta noche los Jazz han vuelto a perder con Golden State Warriors, con 6 minutos sin anotar un solo punto y permitiendo un parcial de 19-6.

@thychobrahe

Suns-Jazz: Un partido con morbo

Los Utah Jazz se enfrentan hoy a los Phoenix Suns en Arizona en su segundo partido de la temporada tras perder en el estreno de la liga ante los Oklahoma City Thunders por 98-101. Un partido con un valor añadido, porque en el banquillo rival estará sentado un viejo conocido de la afición de Salt Lake: Jeff Hornacek.

Un encuentro en el que los dos equipos llegan con diferentes resultados tras su primer partido de la liga regular, ya que en este momento el conjunto de Jeff Hornacek es líder de la conferencia oeste tras su abultada victoria ante los Portland Trail Blazzers.

Como claves del partido serán importantes las contribuciones de los suplentes, en el que Burks estuvo acertado ante el equipo de Kevin Durant, las perdidas de balón que nos mataron en el anterior partido con 22 balones que recuperó los Thunder, y por supuesto, los rebotes defensivos y las segundas oportunidades tras rebote ofensivo para controlar el tempo del partido e imponer el ritmo que más le enterase a cada equipo. Además, habrá que tener en cuenta los aclarados a nuestros jugadores interiores e intentar repetir el dentro-fuera para que no punteen lanzamientos a canasta.