San Antonio cierra un último cuarto brillante

spurs_heat_game1_600x334Respeto mucho a Eric Spoelstra. Es un caso curioso de entrenador más joven en ser nombrado head coach en la NBA; hijo de filipina y padre de ascendencia holandesa e irlandesa, 13 años en los Heat, pero con ninguna experiencia como entrenador jefe en la NBA. Desde 2008 ha sido capaz de llevar a Miami a tres finales NBA, ganando una y perdiendo la otra (y jugando la tercera en estos momentos). Sin un base y un pivot dominantes (aunque con el mejor jugador de la liga posiblemente junto con Kevin Durant), jugando con cuatro pequeños durante la mayoría de los minutos, ha sido capaz de ganar un título y estar en dos finales más, una de ellas pendiente de resultado. Con jugadores de complemento (Haslem, Battier, Miller) ha conseguido un equipo con sello propio, que hace su juego con independencia del equipo que tenga enfrente.

El entrenador de San Antonio, de forma diferente, ha conseguido lo mismo: desde 1996 ha creado un equipo con mayúsculas, donde los nombres son intercambiables, con la columna vertebral de Duncan y Parker, consiguiendo cuatro anillos. Del último equipo campeón en 2007, sólo quedan estos dos, más Ginóbili y Matt Bonner.

Popovich en el primer partido ha aceptado el reto. Ha jugado con cuatro pequeños casi todo el partido, y le ha ganado a los Heat con esa alineación, y no buscando la ventaja de su grande contra el falso cuatro de los Heat (Splitter jugó 24 minutos, Bonner y Diaw 7 y 8 respectivamente). Ha llegado a jugar muchos minutos con Duncan y cuatro pequeños.

La diferencia en el primer partido ha estado en el último cuarto: Miami hizo un paupérrimo 5/18 en el tiro (Wade y Bosh con 1/7), fallaron los cinco triples que intentaron, y perdieron cuatro balones en ese último cuarto, que se convirtieron en seis puntos de San Antonio. Justo el mismo número de pérdidas de balón que tuvieron los Spurs, pero en todo el partido (Jeff Van Gundy en la retransmisión comentó que es record de las finales). San Antonio perdió cero balones en el último cuarto. Decía Tony Parker que habían estado un poco afortunados en ataque. Perdón: la estadística que acabamos de leer no es suerte. Pese al triple doble de Lebron (18-18-10), muy poco del resto de Miami, sobre todo en los momentos decisivos. Un paso delante de San Antonio en defensa en ese último cuarto, y tiros acertados en los momentos decisivos.

Exceptuando la primera canasta del partido, se ha jugado al ritmo que le interesa a los Spurs, y Tony Parker ha dominado a Miami de principio a final en ese aspecto. Muy buena defensa de Kawhi Leonard sobre Lebron, que deberá implicar más a sus compañeros.
Para esta noche en el segundo partido, varias cosas:

1.-Miami debe ganar sí o sí, porque a San Antonio es muy difícil remontarle un 0-2 y jugando los tres partidos siguientes en el AT&T Center.
2.-Mejorar la defensa a Tony Parker, no dejarle imponer el ritmo del partido a su antojo.
3.-Miami debe empezar a correr el contraataque, si siguen jugando a media pista están muertos.
4.-Implicar a más jugadores aparte de Lebron en ataque y en defensa, sobre todo en los momentos importantes del partido. En el último cuarto solo anotaron más de una canasta Lebron y Andersen.

@thychobrahe

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s